Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Siete mil despidos en Pacific
Para las firmas petroleras no son suficientes las 32 exenciones tributarias que les hizo Álvaro Uribe, con una pérdida para el país de 608 billones de pesos. Ahora quieren menos impuestos. Chantaje de la industria petrolera al Estado y a trabajadores
Juan Carlos Hurtado Fonseca / Viernes 6 de febrero de 2015
 
Trabajadores de Pacific Rubiales en Puerto Gaitán (Meta). Foto archivo.

Con el pretexto de los bajos precios internacionales del petróleo, la industria petrolera en Colombia busca autorización del Ministerio de Trabajo para despedir al 25% de los 110 mil trabajadores con los que cuenta.

Aunque el ministro Luis Eduardo Garzón aseguró que había que buscar alternativas y que no permitiría despidos masivos, en lo corrido del presente año, en Puerto Gaitán (Meta), Pacific Rubiales ya echó a la calle a más de siete mil obreros.

Según, Fredy Pulecio, dirigente nacional de la Unión Sindical Obrera del Petróleo (USO), la autorización para los despidos fue solicitada por las transnacionales, las empresas petroleras de servicios y operadoras.

El argumento no es del todo cierto puesto que el precio del crudo sí cayó, pero “en Rubiales la producción de un barril cuesta 28 dólares y el precio internacional del barril es de 45. A Ecopetrol la extracción del barril le vale 10 dólares”.

“En la economía real a las empresas les está yendo bien, en donde les va mal es en la bursátil. Ellos cogen un barril de petróleo y lo vuelven barriles de papel, lo meten como producto financiero de mediano y largo plazo, sin ningún tipo de mecanismo para garantizar liquidez. Pacific Rubiales hace eso”.

El chantaje

En términos del dirigente de la USO, se quiere chantajear al gobierno con la reducción de mano de obra, pues para no hacerlo piden pagar menos impuestos. No tienen en cuenta que el gobierno de Álvaro Uribe les hizo 32 exenciones tributarias, lo que equivale a una pérdida para el país de 608 billones de pesos en diez años.

“La Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol) y las operadoras, dicen: ‘si no nos bajan impuestos, si no bajamos salarios, si no autorizan despidos, vamos a una desinversión’”, dice Fredy Pulecio.

“Sin anestesia”, Pacific Rubiales está sacando a los trabajadores en el Meta. “Les dicen ‘se acabó el trabajo, se van’. Pacific está debiendo 370 millones de dólares a las empresas de servicios petroleros o transnacionales que prestan servicios en Colombia. Estas empresas, que son las que finalmente contratan a los trabajadores, les dicen ‘señores, fírmenme un paz y salvo’, sin haber recibido la liquidación. Los van a robar. Esto lo hacen con la complicidad de un sindicato patronal”.

“En la USO les decimos que eso no puede ser porque con eso les están lavando las manos a las transnacionales, cuando firman el paz y salvo, están diciendo que la empresa está en regla con ellos, que no les debe y resulta que ni siquiera les han hecho la liquidación”.

Al cierre de esta edición había programadas reuniones entre gobierno, empresas y sindicatos para estudiar posibles salidas.