Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Muere prisionero colombiano en cárcel estadounidense
Franklin Ramos Sánchez murió por negligencia en cárcel de Nueva York
Fundación Lazos de Dignidad / Miércoles 18 de marzo de 2015
 

La Fundación Lazos de Dignidad con profunda tristeza comunica la muerte del prisionero colombiano Franklin Ramos Sánchez de 56 años de edad, ocurrida en el Metropolitan Correctional Center de Nueva York (150 Park Row, NY 10007)

La muerte de Franklin Ramos Sánchez ocurrió el pasado 15 de marzo, según información de sus familiares al parecer por una apendicitis que derivó en una peritonitis y que no fue tratada a tiempo por las directivas del Metropolitan Correctional Center de Nueva York, situación que les sorprendió debido a que el prisionero no presentaba problemas de salud cuando fue entregado por el gobierno colombiano a las autoridades de Estados Unidos.

Al momento de su muerte Franklin Ramos Sánchez cumplía tan sólo 35 días de haber sido extraditado a Estados Unidos, donde estaba en calidad de investigado dentro de un proceso penal adelantado por el Distrito Sur de New York. Su caso se debía a un montaje judicial, denunciado previamente por el prisionero ante las autoridades colombianas; por lo que el 24 de octubre de 2014 la Fundación Lazos de Dignidad, mediante acción urgente pública, solicitó al gobierno de Colombia revocar la extradición del prisionero. Sin embargo su extradición se llevó a cabo el 28 de enero de 2015.

Las políticas de alianza entre Colombia y Estados Unidos, entre varios asuntos, han arrojado más de un millar de Colombianos extraditados al país norteamericano en eventos de error judicial o usando de la prisión como arma política, situación contraria a la Constitución Colombiana.

La fundación Lazos de Dignidad lamenta la muerte de Franklin Ramos Sánchez, quien merecía toda la protección a sus derechos fundamentales por parte del Estado Colombiano y especialmente por parte de Estados Unidos. Expresa también su sentido pésame a los familiares y amigos del prisionero, especialmente a su esposa, madre e hijos, quienes esperan se esclarezcan los hechos que generaron este doloroso deceso.

Se solicita al Presidente de la República no autorizar más extradiciones de colombianos y colombianas y escuchar las voces de las organizaciones de derechos humanos y población en general que clama por respeto a nuestra soberanía. Que sea este fatídico caso el ejemplo indicado para que el gobierno colombiano recapacite y asuma la responsabilidad de ofrecer un juicio justo a sus ciudadanos y ciudadanas en su propia patria.

Nuevamente se hace el llamado al gobierno de Estados Unidos a respetar la soberanía colombiana y como gesto de paz devolver a las y los Colombianos que han sido extraditados a ese país y se encuentran en situación de desprotección, principalmente a las y los prisioneros políticos y abstenerse de solicitar nuevas extradiciones de ciudadanos colombianos.

Porque la extradición es traición, no más extradición de colombianos.