Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Proteger río Pancitará de la minería es Defender el Macizo Colombiano
Comunidades cuidan su río de daños causados por la minería
 

Comunidades indígenas y campesinas del Macizo Colombiano realizaron el pasado 16 de marzo una acción de control territorial contra dragas mineras que han llegado a destruir el río Pancitará a la altura de la vereda La Carrera en el corregimiento de Altamira.

Comunidades cruzando el río Pancitará

Llenas de coraje y con la firme decisión de defender el territorio con sus propias manos cerca de 200 campesinos e indígenas llegaron desde diferentes veredas en desarrollo de la ¨Sexta marcha por la vida y por el agua¨ dando cumplimiento a los mandatos populares contra la minería en el Macizo Colombiano. Esto debido a que a pesar de que se ha logrado confirmar a través de diferentes entidades gubernamentales que todas las actividades de minería en el Municipio de La Vega son ilegales, se sabe que no se pueden sentar de brazos cruzados a esperar una acción de las autoridades locales y regionales, que tarda o no llega.

Dragas sobre el río Pancitará utilizadas para minería

No se permitirá más destrucción y contaminación del río más importante del municipio, cuya travesía es alimentada por centenares de quebradas hasta unirse con el río Pútis que forma a su vez el río Samangoy, que más adelante desemboca en el río Guachicono y éste en el gran río Patía, sustento de culturas cimarronas milenarias y de vida el Océano Pacífico.

Durante la semana previa a la marcha, se les había hecho tres llamados de atención a los mineros para que no siguieran dañando el río, pero como hicieron caso omiso desde el Proceso Campesino y Popular de La Vega -PCPV- y las autoridades indígenas de la región, se decidió convocar a esta acción de control y protección del territorio. Después de varias horas de camino por hermosos parajes se llegó al lugar donde trabajan las máquinas, los mineros pidieron más plazos para cesar sus actividades pero la decisión estaba tomada y el mandato se cumplió: las comunidades no dieron ni un minuto más y el sitio fue desalojado con firmeza y dignidad. Ante esa fuerza organizada y el amor que los mueve por sus culturas y por la naturaleza, de nada valen disparos ni insultos: el territorio se protege.

Si el Macizo vive vivimos tod@s, porque ahí vive el agua.

Proceso Campesino y Popular del Municipio de La Vega
Cabildos Indígenas de Paraíso y Santa Bárbara
www.procesocampesinolavega.org