Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Acción urgente
Se incrementan seguimientos y persecución contra ACVC
 
Los desmovilizados de la insurgencia, en vez de pasar a la vida civil, participan en las operaciones de la Fuerza Pública.

La Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC) emite acción urgente ante los hechos de seguimiento, hostigamiento y amenazas de los cuales han sido víctimas algunos de sus miembros:

Contexto:

La ACVC es una organización campesina, sin ánimo de lucro, que desarrolla su objeto social en la región del Magdalena Medio colombiano desde hace más de 18 años. Desde su creación sus propósitos se han centrado en la generación de condiciones de vida digna para la permanencia del campesinado en el territorio y la implementación de la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra.

La ACVC promueve la organización campesina como vehículo de construcción de paz y desarrollo sostenible para la región, diseñando y promoviendo una amplia gama de estrategias de desarrollo, derechos humanos, medio ambiente y diálogos orientados a la construcción de la paz con justicia social, motivo por el cual le fue otorgado en noviembre de 2010 el Premio Nacional de Paz.

Hechos:

Seguimientos e intimidaciones en contra Melkin Castrillón y su familia

1. El pasado 11 de marzo a las 9:00 pm, dos hombres que se desplazaban en una motocicleta se parquearon en frente de la vivienda de Melkin Castrillón (tesorero de la junta directiva de la Asociación), ubicada en la comuna 7 de Barrancabermeja. Estos hombres se acercaron para ver hacia adentro de la vivienda a través del vidrio de la puerta de ingreso, después prendieron la moto y la pusieron de frente a la casa alumbrando hacia el interior. La pareja de Melkin -que se encuentra en estado de embarazo- se alteró mucho y con sus dos niñas se fue para el patio mientras Melkin buscaba la forma de defenderse y esperó a ver qué sucedía con los hombres. Después de un rato estos últimos se fueron.

2. El jueves 12 de marzo a las 12:30 de la tarde arribaron dos hombres jóvenes al restaurante donde Melkin se encontraba almorzando con su familia, ubicado en la plaza de mercado central de Barrancabermeja. Los dos sujetos comenzaron a señalarlo, a murmurar y posteriormente se sentaron en una mesa del restaurante. La mesera del lugar, preocupada por la situación, le manifestó a Melkin que los hombres estaban hablando de él y que decían: “Ese es, no lo vaya a perder de vista”. De inmediato Melkin y su familia se fueron del lugar.

3. Seguidamente, uno de los hombres que se encontraba en el restaurante, en compañía de dos nuevos sujetos continuó siguiendo a Melkin Castrillón por el sector comercial de Barrancabermeja. Según denuncias hechas por las comunidades de la región del valle del río Cimitarra, uno de los hombres que siguió a Melkin es conocido como “Miguel”, es desmovilizado de la guerrilla de las FARC-EP y ha entrado a la región con tropas del Ejército Nacional. Dicho individuo ha amenazado y señalado a algunos campesinos de ser colaboradores de la insurgencia.

4. El 13 de marzo, aproximadamente a las 8:00 pm, uno de los empleados que labora en el restaurante en el que Melkin y su familia habían estado almorzando el día anterior, se comunicó con él y le dijo: “Tenga cuidado que en el barrio está uno de los dos tipos que los siguieron y está armado, se paró en frente de la casa de su mamá y va hasta la casa suya”.

5. El 15 de marzo, en horas de la noche, cuando Melkin Castrillón se dirigía a visitar a su madre, quien reside cerca de su hogar, recibió la llamada de un vecino quien le avisó que un hombre estaba pasando por su casa y llevaba un arma en la mano. Melkin divisó al sujeto armado y se ocultó en la casa de otro familiar esperando a que este se fuera.

Amenazas en contra de dirigentes de la ACVC

1. Posteriormente, el domingo 29 de marzo siendo aproximadamente las 6:30 am, Wilson Vega –vocal de la junta directiva y miembro del equipo de campo del Nordeste Antioqueño de la ACVC- se encontraba tomando un café con un acompañante a las afueras de la plaza central de Barrancabermeja.

2. Inmediatamente, fue abordado por Juan Morales Ladino, nacido en el valle del río Cimitarra, quien ingresó a la insurgencia y posteriormente se desmovilizó, el cual en los últimos meses ha sido identificado por las comunidades rurales como partícipe de operativos militares dirigidos por el Ejército Nacional. Además, en sus arribos a la región ha preguntado por la ubicación de los campesinos Pedro Samudio (miembro activo de la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño – Cahucopana-), Albeiro Restrepo (afiliado a la Junta de Acción Comunal de la vereda Dos Quebradas) y Lorenzo Camacho (miembro del Consejo Ético y Moral de la ACVC).

3. A solicitud de Juan Morales, Wilson procedió a conversar con éste, cuando vieron transitar por la calle a Mario Martínez Mahecha –coordinador de la seccional Nordeste Antioqueño de la ACVC-, quien iba acompañado por un escolta de la Unidad Nacional de Protección y quien fue llamado por Juan Morales.

Mario Martínez se unió a la conversación, en la cual Juan Morales Ladino les manifestó su condición de cooperante con el Ejército Nacional, su participación en la operación militar del 24 de enero del presente año comandada por el Batallón de Artillería N° 2 ‘Nueva Granada’ en donde fue abatido alias Zapata; también afirmó que un día después de dicho operativo junto con miembros del Ejército Nacional se instalaron en la casa de Albeiro Restrepo ubicada en la vereda Dos Quebradas (municipio de Remedios).

Al respecto, es importante señalar que, como consecuencia del arribo del Ejército Nacional al hogar del Sr. Restrepo, la familia que allí reside tuvo que desplazarse, razón por la cual se hizo una comisión de verificación en la que participó la ACVC -Wilmar Gonzáles y Wilson Vega- en la que se constató la presencia de la Fuerza Pública en el lugar. Además identificaron a Juan Morales Ladino y a Pablo Emilio Ramírez conocido como “Fabián Manodechopo” (otro desmovilizado) como miembros activos de esta comisión del Ejército, porque además se encontraban uniformados.

Adicionalmente en la conversación entablada, Juan Morales Ladino le solicitó a la ACVC que en las reuniones que hicieran con los pobladores rurales les hicieran saber que él no tenía nada en contra de las comunidades.

Al anterior requerimiento Wilson Vega y Mario Martínez respondieron a Juan Morales que no confiaban en sus palabras, ya que las comunidades habían denunciado que éste en sus ingresos a la región con las Fuerzas Militares ha preguntado no solo por miembros de la insurgencia sino también por diferentes campesinos. Seguidamente Juan Morales afirmó en tono irónico: “Yo no voy a perseguir a ningún campesino, pero al primero que voy a mandar a matar es a Mario Martínez”.

Mario Martínez le solicitó que no hiciera esas aseveraciones y que ojalá fuera cierto que su interés no era perseguir a las comunidades, insistiéndole en que en sus entradas a la región no ha preguntado solo por la insurgencia sino también por algunos campesinos.

Seguimiento al Equipo Técnico de la ACVC.

1. El sábado 28 de marzo siendo aproximadamente las 5:30 pm, cuatro jóvenes –voluntarias del Equipo Técnico de la ACVC- se encontraban departiendo en el sitio conocido como La Sombra, ubicado al lado del Palacio de Justicia en la ciudad de Barrancabermeja.

2. Mientras estaban conversando, una de las jóvenes se percató de que dos sujetos que se encontraban en una mesa diagonal a la de ellas les estaban tomando fotografías, quienes una vez se sintieron descubiertos se fueron del lugar, aun cuando recientemente les habían servido dos cervezas. Posteriormente, los mismos dos sujetos regresaron al lugar, pero con ropa distinta y se sentaron en otra mesa. Ante esta situación las jóvenes se fueron del lugar.

3. Una de las jóvenes, al informar a la asociación lo acontecido y al describir los sujetos que las fotografiaron, identificó que Juan Morales Ladino era uno de estos hombres.

Frente a los anteriores sucesos,

Alertamos que:

1. Durante el último mes se han incrementado los sucesos de seguimiento, hostigamiento y amenazas en contra de miembros de la ACVC, los cuales ponen en riesgo la integridad física y psicológica de sus dirigentes y las de sus familias, además de afectar al tejido organizativo de la asociación.

2. La vulneración del principio de distinción por parte del Ejército Nacional al considerar a la ACVC como un blanco de ataque, por la utilización de desmovilizados en planes de persecución, amenazas y hostigamientos en contra de nuestros dirigentes, tal y como aconteció con Melkin Castrillón, Wilson Vega, Mario Martínez y miembros del equipo técnico.

Exigimos:

1. Al Estado colombiano: respetar y garantizar la vida e integridad de los dirigentes, equipo de apoyo voluntario de la ACVC, y la de sus familiares.

2. Al Ministerio del Interior: brindar las medidas de protección necesarias para salvaguardar los miembros de la Asociación y garantizar el desarrollo de nuestras labores organizativas.

3. A los entes de investigación: iniciar las acciones pertinentes a fin de esclarecer los sucesos de los que hemos sido víctimas, individualizando los autores y determinadores de la política sistemática de persecución y amenaza en contra de nuestra organización.

4. Al presidente de la República en su calidad de máxima autoridad de las Fuerzas Militares:

- Respetar el principio de distinción y por ende no involucrar a la población civil en el conflicto, en consecuencia no declarar como blanco de persecución al campesinado ni a miembros de nuestra asociación.

- Decretar el cese bilateral del fuego, atendiendo el clamor de las comunidades rurales, quienes han sufrido y siguen sufriendo las consecuencias de la guerra y anhelan un país en paz con justicia social.

Llamado a la solidaridad

Hacemos un llamado de solidaridad a la comunidad nacional e internacional, organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación, a difundir la presente acción urgente y a emitir sus comunicados de respaldo.

Barrancabermeja, abril 6 de 2015