Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Muerte de 11 militares no puede ser pretexto para escalar la guerra
Cese bilateral al fuego ya
Clamor Social por la Paz / Sábado 18 de abril de 2015
 

Clamor social por la Paz deplora la muerte en combate de 11 militares, así como los heridos que resultaron de la confrontación de la noche del pasado martes 14 de abril en la vereda La Esperanza, corregimiento de Timba, municipio de Buenos Aires, en el Norte de Cauca, y extiende a todos sus familiares las condolencias más profundas.

El General Mario Valencia, comandante de la Tercera División del Ejército, reconoció que las tropas de la Brigada móvil 17 de la Fuerza de Tarea Apolo del Ejército realizaban operaciones de “control territorial” en la zona. Las operaciones militares ofensivas contra las FARC no han cesado pese al reconocimiento del propio gobierno de que las FARC estaba cumpliendo el cese al fuego unilateral. El Gobierno ha insistido en continuar los diálogos de La Habana en medio de la guerra.

Según el ministerio de Defensa, desde 2012 cuando se iniciaron los diálogos con las FARC, se ha producido la muerte en servicio de 1027 miembros de la fuerza pública y 7148 han resultado heridos; mientras 1076 guerrilleros habrían muerto en combate y 8.635 habrían sido capturados desde 2012. En el mismo periodo se han asesinado 202 defensores y defensoras de derechos humanos, entre 1349 agresiones de las que han sido víctimas. Esa es la realidad de la guerra y de la guerra sucia que sigue imperando en Colombia y que debe terminar.

La decisión gubernamental de escalar la ofensiva militar y reanudar los bombardeos, sólo ocasionará más muertes de colombianos y colombianas e impactos sobre la población civil. Los que utilizan este último hecho de guerra en contra del proceso de paz no les interesa la vida de los soldados que, al igual que los guerrilleros, son gente humilde, surgidos del pueblo que utilizan, desprecian y despojan, sólo les interesa avivar el fuego de la guerra porque de ella se han lucrado política y económicamente. No son ellos, ni sus hijos los que exponen sus vidas en la confrontación militar, para ellos la continuación de la guerra es la continuación de su negocio y su fortín político.

Desde Clamor Social por la Paz proponemos una Comisión de alto nivel de garantías de no repetición que permita recuperar la ruta del desescalamiento de la guerra, un cese bilateral del fuego, contribuya a la desarticulación de las estructuras neoparamilitares, facilite el inicio de las negociaciones con el ELN y el EPL y contribuya a que no se militaricen, ni criminalicen los conflictos sociales y que se alienten los cambios estructurales para facilitar la paz que Colombia requiere.