Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El Frente Amplio por la Paz -Antioquia- en el 1º de mayo
Por la paz, la justicia social y ambiental y la democracia
 

El Frente Amplio por la Paz conmemora este 1º de mayo junto a la clase obrera, un hecho histórico como fue la consecución de una jornada laboral de 8 horas y una vida más digna para todos los trabajadores y trabajadoras del mundo.

Las luchas obreras que hoy se recuerdan pusieron freno al alargamiento desenfrenado de las jornadas de trabajo de 12, 14 y hasta 16 horas diarias que estaba imponiendo la voracidad de los patronos capitalistas desde finales del siglo XVIII para arrancar mayores ganancias al trabajo de los asalariados. Ni los niños, ni las mujeres, ni los ancianos escapaban a esas condiciones inhumanas: sin seguridad social, ni normas higiénicas y ambientales, por lo cual morían prematuramente.

Hoy la clase obrera colombiana, rodeada del pueblo y de las organizaciones sociales, mantiene en alto las banderas de su lucha centenaria contra la explotación despiadada, que en Colombia se expresa en la flexibilización laboral, la reducción del poder adquisitivo de los salarios, la privatización de los servicios sociales y domiciliarios y el arrasamiento de sus derechos adquiridos a la organización, la huelga y la negociación. Lo anterior sin contar con las nuevas reformas regresivas que se vienen en materia pensional, como resultado del ingreso a la OCDE que tanto anhela la buerguesía.

El Frente Amplio por la Paz acoge las reivindicaciones obreras como propias, porque también estas hacen parte de las condiciones para una paz verdadera, justa y sostenible, que saque al pueblo colombiano del túnel de esta guerra en que lo ha metido la oligarquía que a todos oprime. La paz con justicia social y ambiental por la cual se lucha, supone salarios dignos, estabilidad y seguridad social, es decir, derechos laborales, empleo digno y democracia.

La movilización de los trabajadores es una prueba de esperanza en nosotros mismos, en nuestra propia fuerza y en nuestros propios proyectos, uno de los cuales es la paz justa y democrática. Porque han sido los trabajadores y sus líderes, quienes de manera más atroz han sufrido en las ciudades, supuestamente “para la vida”, la violencia, la desaparición, el asesinato selectivo y la persecución en todas sus modalidades.

Con la clase obrera, los trabajadores, los sectores populares y todos los oprimidos del país, se está construyendo el gran frente, el Frente Amplio por la Paz, en que todos tienen cabida para dar las nuevas batallas contra el neoliberalismo y sus políticas de despojo, por el cese bilateral de fuegos para poder avanzar con paso firme en las negociaciones de La Habana y por la instalación de las mesas de diálogo con las insurgencias del ELN y el EPL.

¡Viva la clase obrera!
¡Viva el Frente Amplio por la Paz!