Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

USO exige parar la guerra
“Llegó la hora en que se le permita a la sociedad jugar el rol que le corresponde para abrir caminos hacia la paz, los cambios democráticos y la reconciliación nacional”.
Unión Sindical Obrera / Jueves 28 de mayo de 2015
 

Mediante un comunicado a la opinión pública, la Unión Sindical Obrera (USO), poderosa organización gremial de los trabajadores de la industria petrolera, manifiestan su rechazo a las acciones armadas de las últimas semanas y reclaman que se privilegie el diálogo como medio para la construcción de la paz que Colombia necesita.

A continuación el comunicado del sindicato petrolero:

Exigimos parar la guerra y privilegiar el dialogo para construir la paz

Al igual que todo el país, la Unión Sindical Obrera (USO) se vio sorprendida hoy viernes con la lamentable noticia de 26 guerrilleros de las FARC-EP muertos en bombardeos realizados en forma conjunta por la Fuerza Aérea, el Ejército y la Policía en Guapi (Cauca). El efecto ha sido la suspensión del cese unilateral del fuego por parte de este movimiento insurgente. Nos duele que soldados, guerrilleros y miembros de la población civil sigan muriendo por causa de unos intereses que no son los suyos sino de las élites gobernantes.

A pesar de la no disimulada campaña contra el proceso de paz que busca confundir a la opinión pública, la tregua unilateral venia arrojando resultados muy positivos. Según el informe del Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (Cerac) al cumplirse cinco meses del cese unilateral al fuego decretado por las FARC-EP, se redujeron en un 85% las acciones ofensivas, las muertes de la Fuerza Pública cayeron en un 64% y las muertes de la población civil en el marco de acciones relacionadas con el conflicto armado, un 73%.

Resulta incomprensible para el país que, ante la declaratoria de un cese unilateral del fuego de la insurgencia, la respuesta del Gobierno fuera un recrudecimiento de las hostilidades. “Entre diciembre de 2014 y mayo de 2015 se registraron alrededor de 50 eventos de confrontación como consecuencia de acciones ofensivas del Ejército contra la guerrilla”.

Según los tres informes del Frente Amplio por la Paz en febrero, marzo y abril, “los bombardeos decretados por el Mindefensa Pinzón contra campamentos de la guerrilla fueron constantes durante el cese al fuego y las acciones en su contra dejaron un saldo de 35 guerrilleros muertos, por ello desde distintas orillas académicas y sociales se afirmó que es muy difícil sostener un cese al fuego unilateral con una ofensiva militar constante por parte del ejército colombiano”.

Recordamos que Santos fue derrotado en la primera vuelta de la elección presidencial, pero fue la sociedad que quiere la paz la que posibilitó su reelección con el compromiso de abrir la senda de los cambios democráticos, la justicia social y la paz.

Urge que ambas partes mantengan la decisión de no levantarse de la mesa de negociaciones hasta lograr la firma de un acuerdo final, pero mientras tanto desescalen realmente el conflicto, se desmantele el paramilitarismo y avancen en la concreción de un cese bilateral de las acciones armadas con veeduría de la comunidad internacional y nacional. A pesar de las encuestas amañadas a la medida de ciertos intereses guerreristas, el pueblo colombiano que ha sufrido la guerra anhela la paz. Reclamamos con urgencia la apertura de las negociaciones entre el Gobierno, el ELN y el EPL.

En este momento crítico, ante la idea equivocada de aislar a la población del proceso de paz, la USO pone a disposición de las distintas expresiones de la sociedad la II Asamblea Nacional por la Paz (noviembre de 2015) y ocho asambleas regionales preparatorias, que organizamos actualmente junto con la Universidad Javeriana y que cuenta con el auspicio de Ecopetrol y la Consejería Nacional de Paz, para reunirnos con un criterio amplio, democrático y plural y explorar las iniciativas necesarias que permitan dar un impulso al proceso de paz. Llego la hora en que se le permita a la sociedad jugar el rol que le corresponde para abrir caminos hacia la paz, los cambios democráticos y la reconciliación nacional.

Unión Sindical Obrera
Comisión Nacional de Derechos Humanos y Paz

Bogotá, 22 de mayo de 2015