Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

17 comunidades campesinas del municipio de Ovejas (Montes de María) en riesgo de desplazamiento por falta de agua
Las reservas de agua se agotan, los jagüeyes han sido privatizados y el servicio de acueducto fue suspendido
Corporación Desarrollo Solidario / Jueves 2 de julio de 2015
 

La fuerte sequía que azota la región de los Montes de María, tiene a 17 comunidades campesinas del norte del municipio de Ovejas Sucre en emergencia alimentaria y sanitaria. Desde hace más de cinco meses no llueve en la región por lo que algunos jagüeyes que recogen el agua lluvia se secaron, y en otros se tiene estimado que la reserva alcanzará solo hasta el mes de julio. A pesar que esta agua no es apta para el consumo humano, las comunidades se han visto obligadas a usarla para la preparación de sus alimentos, pues desde hace 8 años fue suspendido el servicio de acueducto.

“Hace 8 años teníamos agua potable, nos alimentábamos del acueducto que iba al Carmen, pero cuando construyeron nuevas redes nos desconectaron del servicio a pesar que nosotros cumplíamos con los pagos” afirmó Esnaldo Contreras, miembro de la Asociación de Campesinos Retornados/– OPDS - Montes de María, y representante de la comisión que las 17 comunidades han conformado para la negociación con la administración municipal y la empresa de acueducto de El Carmen de Bolívar. Mensualmente pagaban su servicio y ahora no comprenden por qué si el agua es de Ovejas y las redes pasan a menos de 1 kilómetro de sus comunidades, no puedan acceder a este preciado líquido.

Privatización de jagueyes

Durante el año 2000, las comunidades de Villa Colombia, San Francisco, Medellín, La Coquera y El Palmar, que hacen parte de este grupo de afectadas por la sequía, también tuvieron que afrontar el desplazamiento de sus tierras, retornaron en el 2007 y a partir de ese momento tuvieron que ver como perdían sus tierras cultivables por la venta a ganaderos y empresarios de la teca (maderable); de esta manera muchos jagüeyes de uso comunitario fueron cercados y privatizados:

“Todas estas fincas hicieron parte de la recuperación de tierras que hicimos en el territorio del municipio de ovejas, tenían grandes espejos de agua, los campesinos en los comités de usuarios establecieron que esos jagüeyes no podían ser de nadie, que tenían que ser comunitarios, pero al vender las tierras por el tema del conflicto los que compraron inmediatamente privatizaron todos estos jagüeyes y hoy no podemos acceder a esa agua” continúa diciendo Esnaldo Contreras. A este cercamiento se suma el hecho que los terratenientes continúan llenando estos jagüeyes con agua que sustraen de las tuberías del acueducto para alimentar su ganado y regar cultivos.

El encerramiento de los pozos comunitarios ya había sido denunciado en el año 2011 en un informe de derechos humanos presentado por el Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos (ILSA) en el que diferentes testimonios daban cuenta de la prohibición de pesca y uso del agua de los jagüeyes que por décadas habían sido de la comunidad: “Con mallado electrico los nuevos propietarios, recién llegados a la región, evitan que los pobladores tengan algún tipo de derecho de movilidad o de acceso al agua al impedirles el acceso a los caminos de servidumbre y a las fuentes de agua que han sido comunitarias desde hace más de cuatro décadas en la región. Algunos propietarios presionan a los campesinos mediante este tipo de mecanismo de “asfixia”, induciéndolos a no tener mejor alternativa que la de la venta de sus parcelas” Reza en uno de sus apartados.

La situación se ha tornado más complicada porque la sequía afectó las siembras de este año y algunas semillas se perdieron, generando una escasez de alimentos y la muerte de algunos animales. “Solo comemos una sola vez al día y lo resolvemos con arroz, porque no hemos recogido nada ese año. Hemos organizado muchas reuniones con Aquacar, (empresa de acueducto de El Carmen de Bolívar) y la administración municipal pero no nos dan una solución” expresó Carmelo Márquez, líder campesino, de ASOCARES y OPDS.

Buscando soluciones

El agua para el consumo humano algunas familias la compran en el casco urbano de Ovejas, el viaje de 4 canecas de 20 litros les puede llegar a costar hasta 7.000 mil pesos por llevarla hasta la vereda. Si se tiene en cuenta que una familia de cinco integrantes necesita mínimo 8 canecas diarias para su consumo, se podría establecer que estas familias necesitan mínimo 420.000 mensuales para la compra del agua.

Los representantes de la comisión conformada por las 17 comunidades, han presentado tres derechos de petición solicitando la reactivación del acueducto, la reparación de las albercas y la atención a la emergencia alimentaria y sanitaria, pues ya se han presentado varias personas enfermas, quienes han tenido que consumir el agua de los jagüeyes que se encuentran altamente contaminados.

El alcalde municipal de Ovejas les ha manifestado que los recursos para el acueducto ya están y que no se ha podido ejecutar por problemas en la contratación, por su parte Aquacar confirma que solo es posible reactivar el servicio, si la administración municipal firma un convenio. Los líderes creen que con la época electoral que se avecina, sea politizado el restablecimiento de este derecho. Es por ello que estas comunidades proponen una reunión ampliada con autoridades locales y departamentales y con el acompañamiento de las organizaciones de derechos humanos que actualmente hacen presencia en la región y han venido apoyando a estas comunidades.

“Creemos que el fenómeno del niño se va a prolongar va a ser muy seco y vamos a quedar sin agua, estamos viendo es que en un mes tendremos que desplazarnos, ya no por el conflicto sino por la sequía, a pesar que algunas comunidades nos encontramos en proceso de reparación” puntualizó Esnaldo Jetar.