Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

15 años por narcotráfico en EEUU
Mancuso, pírrica condena
Se espera que cumplidos los siete años que le quedan en cárceles gringas, el condenado Mancuso regrese al país a cumplir su pena por los demás delitos.
Semanario Voz / Miércoles 15 de julio de 2015
 
Salvatore Mancuso.

Salvatore Mancuso, el jefe paramilitar, fue extraditado en el 2008 a Estados Unidos para ser juzgado por narcotráfico junto a otros 14 paramilitares de la cúpula de las Autodefensas Unidas de Colombia. Esa extradición fue en medio de la negativa de defensores de derechos humanos y de las víctimas de crímenes atroces cometidos por estas estructuras paramilitares a lo largo y ancho del país.

Este jefe paramilitar se sumó a la Ley de Justicia y Paz, contrario a lo que esperaba el país, ser juzgado ante la Justicia colombiana por los delitos cometidos en territorio nacional y cooperar con la Justicia para el esclarecimiento de los responsables intelectuales y la participación de las instituciones del Estado en relación a los ya calificados como crímenes de lesa humanidad por los defensores de derechos humanos, fue extraditado y él mismo mencionó en sus declaraciones en el 2014, desde una cárcel de EEUU: “Uribe nos extraditó para intentar silenciarnos”.

Para mayo del 2007, entre otras cosas, a las versiones libres de estos ex jefes paramilitares ante los fiscales de Justicia y Paz, se sumaban 13 congresistas a la listas de detenidos por su relación con la parapolítica y la orden de captura de la Fiscalía de 14 personas más, entre las que se encontraban políticos y empresarios reconocidos de la Costa Atlántica y ex congresistas.

Lo que ha determinado la juez en EEUU

A finales del mes pasado, la juez Ellen Huvelle, quien lleva el proceso de Salvatore Mancuso por narcotráfico, confirmó “la exportación de más de 50 toneladas de coca de uno de los carteles más grandes del mundo”, le dictó sentencia de 15 años y diez meses de prisión. Sin embargo, a esta condena se le restarían los siete años que lleva en las cárceles de los EEUU y los 19 meses que duró su detención en la cárcel de Itagüí. Igualmente, y de acuerdo con el sistema penitenciario de este país, la pena total contaría con una reducción adicional del 15% de la pena por buena conducta.

Las deudas en Colombia

Se espera que cumplidos los siete años que le quedan en cárceles gringas, el condenado Mancuso regrese al país a cumplir su pena por los demás delitos. Según el fallo contra él y otros paramilitares del Bloque Catatumbo, el pasado 31 de octubre, los delitos que se le imputan han sido catalogados como crímenes de guerra y de lesa humanidad. A pesar de que en cualquier país del mundo signatario de la declaración universal de los derechos humanos estos crímenes pueden ser juzgados, y son catalogados como delitos que no tienen prescripción y sin posibilidad de amnistía o indulto, en Colombia, gracias a la Ley de Justicia y Paz, este mecanismo ha sido modificado para favorecer el proceso de desmovilización de los paramilitares.

Dentro de los objetivos paramilitares por los cuales se señala a Mancuso se encuentran: las amenazas, las desapariciones forzadas, ligadas a la instalación de los hornos crematorios donde arrojaban a sus víctimas con la intención de generar terror en la población, el descuartizamiento y la tortura, el control social a través del asesinato de personas adictas a las drogas, delincuentes menores, habitantes de calle y otros colectivos discriminados. Casos atroces que hoy cobran importancia para el país, para las víctimas, en tanto se haga justicia y se acelere la investigación de los responsables intelectuales, muchos de ellos ligados a mandos militares, el director del desaparecido DAS en Cúcuta, políticos y empresarios reconocidos en el país.