Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Rechazo a la opinión de la Procuraduría sobre la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo
Asociación Campesina del Catatumbo - Ascamcat / Jueves 27 de agosto de 2015
 

Luego de que el pasado 18 de agosto de 2015 se conociera un comunicado de prensa de la Procuraduría General de la Nación según el cuál se informó a la opinión pública que este organismo intervino en el proceso de revisión de una acción de tutela en la que se discute una supuesta colisión entre los derechos territoriales del pueblo Barí y de las comunidades campesinas del Catatumbo, se hace evidente para cualquier persona que lea la comunicación del ministerio público que esta institución creada para imponer controles al uso arbitrario de los poderes públicos está siendo instrumentalizada por prejuicios políticos, económicos y culturales en contra de las comunidades campesinas. En dicho comunicado, el órgano de control anunció que solicitó ante la corte constitucional que se mantuviese suspendido el trámite de constitución de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo argumentando que reconocimiento de esta figura de protección de los derechos del campesinado conduciría a falsos traslapes territoriales con el pueblo Barí, sin embargo, nada dijo el procurador sobre los derechos de las comunidades campesinas, ni sobre la especial situación de vulnerabilidad en la que nos encontramos los campesinos en el Catatumbo.

Al contrario, la comunicación de la Procuraduría se dedicó a desinformar sobre la ubicación real de las propuestas territoriales del pueblo Barí y de las comunidades campesinas del Catatumbo, promoviendo con ello conflictos entre quienes hemos convivido por décadas disfrutando el goce de un territorio compartido y estableciendo alianzas para defenderlo de las amenazas corporativas que pretenden desplazar a las comunidades que habitamos en él. La procuraduría mediante una comunicación jurídicamente exigua, no se ocupó de ponderar los derechos al territorio de amabas comunidades, como sería de esperarse de la institución encargada de defender el interés público, sino que, constatando el carácter arbitrario de su intervención aseguró de manera mentirosa que la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo se traslapa con los resguardos indígenas Motilón Barí y Catalaura y, por ende, la declaratoria de la primera constituiría una “afectación directa” a los derechos del pueblo Barí.

Ante esta falaz intervención adjuntamos reproducciones de la cartografía oficial del INCODER en la cuál se pude apreciar cómo la delimitación total de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo no se traslapa de manera alguna con los dos resguardos indígenas del pueblo Barí, es más, la Zona de Reserva Campesina no sólo respeta los resguardos indígenas sino que también respeta otros territorios indígenas que están localizados fuera del área declarada como resguardo indígena, por ejemplo las resoluciones de ddjudicación de baldíos emitidas por el INCODER con los números 145/1967 y 184/1984 también están por fuera del polígono de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo. (Mapa 1)

MAPA 1: POLÍGONO TOTAL ZRC-C Y RESGUARDOS INDÍGENAS

Fuente: PDS-ZRCC / ASCAMCAT – INCODER

Del mismo modo, en el siguiente mapa se puede apreciar que la solicitud de ampliación de los resguardo indígenas pedida por el pueblo Barí tampoco tiene traslapes con los polígonos cuya constitución esta siendo estudiada por el Consejo Directivo del INCODER, es decir, los polígonos nor-oriental ubicado en el municipio de Tibú, y sur ubicado en Hacarí, Teorama y San Calixto, todos ellos localizados en el departamento de Norte de Santander; no tienen traslapes con los resguardos indígenas, las resoluciones de adjudicación de tierras o las solicitudes de ampliación de resguardo que benefician al pueblo indígena Barí. (Mapa 2)

MAPA 2: POLÍGONO ZRC-C, RESGUARDOS INDÍGENAS y SOLICITUD AMPLIACIÓN RESGUARDO.

Fuente: PDS-ZRCC / ASCAMCAT – INCODER

Por último queremos señalar la urgente necesidad de que el ministerio público deponga los caprichos políticos de algunos funcionarios y asuma una actitud coherente con los principios constitucionales de respeto y defensa de la diversidad étnica y cultural nación, pues resulta imperativo armonizar propuestas territoriales interculturales que permitan la convivencia de indígenas, afrodescendientes y campesinos en los campos colombianos mediante la ponderación de los derechos al territorio de estas comunidades. Del mismo modo consideramos urgente que la Procuraduría imponga mayor rigor jurídico a sus comunicaciones rectificando inmediatamente la información falsamente difundida según la cuál la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo presenta un traslape con los resguardos indígenas del pueblo Barí.