Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Medellín, 1 y 3 de septiembre de 2015
Jornada nacional de indignación por la salud, la educación y la vida digna
Marcha Patriótica Antioquia / Lunes 31 de agosto de 2015
 

El país vive un momento complejo, en el que se habla de paz, pero se impulsa la represión y la guerra contra los pobres y las organizaciones sociales y políticas que proponen cambios estructurales para Colombia.

Persecución a los movimientos sociales y políticos

Se está llevando a cabo una ofensiva en todo el país contra de líderes de las organizaciones que luchan por la paz con justicia social; los que abogan por un sistema de salud digna y por el pago a la deuda de la EPS a red pública hospitalaria y otras entidades de salud; los que proponen educación pública, soberanía alimentaria, servicios públicos domiciliarios, defensa de lo público contra las privatizaciones, etc. Mientras tanto, los medios masivos de comunicación voltean su mirada hacia otro lado y tienden cortinas de humo para ocultar la violencia ejercida contra sus propios compatriotas.

En medio de la más salvaje explotación de los recursos naturales de la nación, en los territorios se privilegia a las transnacionales de la minería, el carbón, el petróleo y los monocultivos, por encima de sus habitantes y se agrede a los que defienden sus territorios. Así, en lo que va corrido del año las Naciones Unidas denunciaron el asesinato de 69 defensores de derechos humanos y líderes comunitarios en Colombia. De éstos, tres fueron asesinados en Medellín.

Por otro lado, en Ituango, norte de Antioquia, en donde se construye a sangre y fuego la mayor hidroeléctrica de Colombia, se produjo la captura masiva de 15 personas, siete de ellas señaladas irresponsablemente, por el diario El Colombiano y sus fuentes militares, de pertenecer a las FARC-EP. También en Antioquia, en la vereda El Orejón del municipio de Briceño, donde se realiza el desminado acordado en La Habana, los paramilitares vienen haciendo retenes amenazando la comunidad y generando temor entre los campesinos.

En el Cauca se produjo la detención de Marino Grueso, candidato de Marcha Patriótica y la UP a la alcaldía del municipio de Guapi, junto a la de su padre, Plutarco Grueso. Entre tanto, en el nororiente colombiano y la Orinoquia, cuatro líderes agrarios de Marcha Patriótica que participaron activamente del paro nacional agrario del 2013, Ingrid Pinilla Espitia, Esmer Montilla, Samuel Rojas y Ramiro Atehortúa fueron capturados y acusados de secuestro y rebelión. En Bogotá en el mes de julio de 2015, trece integrantes del movimiento social Congreso de los Pueblos, fueron capturados y enviados sin contemplación a las cárceles, víctimas de un burdo montaje judicial.

En Medellín el ESMAD atacó violentamente la movilización pacífica que se hizo en defensa de la salud, dejando varios heridos.

Violencia mediática

En todos estos casos, los grandes medios de comunicación juegan un papel de señalamiento, juzgamiento y discriminación en contra de los líderes y los movimientos sociales, mientras guardan silencio, haciéndose cómplices, frente a los hechos de violencia y persecución contra éstos.

Estas agresiones y ataques contra el movimiento social son una clara violación de derechos constitucionales como la libertad de expresión, de asociación, a la protesta y a la movilización. Es una terrible señal para los colombianos y colombianas que creemos en la posibilidad de la solución política del conflicto social y armado, y en la paz con justicia social. Si desde ahora se están violentando los procesos y personas que proponemos cambios para la sociedad ¿qué podemos esperar en el escenario del mal llamado posconflicto, cuando el autoritarismo de Estado sea el que se impongan con la complicidad de los medios masivos de comunicación y el beneplácito de las clases dominantes?

Lo que el gobierno de Juan Manuel Santos está demostrando en los hechos con estos ataques contra el movimiento social y popular, es que los diálogos de paz, la apertura democrática y el desescalamiento del conflicto social y armado no son más que meras palabras. Por lo tanto, es al movimiento social y político, a través de la lucha y la movilización de las comunidades y la ciudadanía en general, a quien le corresponde asumir la tarea histórica de conquistar la justicia social y la paz para Colombia.

Lucha y movilización

Es por todo este panorama, por el derecho a construir una nación justa, humana y equitativa, que salimos todos a manifestar nuestra indignación a partir del primero de septiembre de 2015. Invitamos a todos, a las organizaciones, partidos, asociaciones, etc., que sientan indignación por las oprobiosas condiciones sociales, económicas y políticas a que está sometida la mayoría, a que se sumen a la jornada nacional de indignación y nos acompañen en el parque Berrío, centro de Medellín, el día martes 1º de septiembre, a partir de las 5 p.m. a un plantón con el objetivo principal de exigir un sistema de salud digno.

El jueves 3 de septiembre, a las 12 m., al frente de los juzgados de La Alpujarra, en Medellín, para protestar contra la criminalización de la protesta social y de sus líderes y a favor de un sistema de justicia transparente, seria y democrática.

Hacemos un llamado a la comunidad internacional, a las Naciones Unidas, a la oficina de Derechos Humanos del PNUD, a la Cruz Roja Internacional, a Amnistía Internacional, a las organizaciones e instituciones internacionales y nacionales que velan por los Derechos Humanos, por el Derecho Internacional Humanitario y la Constitución colombiana a exigir al gobierno del presidente Juan Manuel Santos, el cumplimiento de los derechos y libertades del pueblo colombiano, la oposición de izquierda y del movimiento social y popular.


Sin el cumplimiento y garantías de éstos por parte del Estado, ¿qué sentido tiene seguir hablando de diálogos de paz y desescalamiento del conflicto?

¡Por el derecho a la protesta y la movilización: no a la criminalización de la protesta!

¡Por el derecho a salud, educación, trabajo y vida digna: todos a las calles a luchar!

La justicia social se conquista con la lucha popular

¡No más persecución contra el movimiento social y popular!

¡Libertad para los prisioneros políticos!

Marcha Patriótica Antioquia

Congreso de los Pueblos

PUP- Poder y Unidad Popular

MIAS- Mesa Intersectorial por el derecho a las Salud

COMOSOC- Antioquia