Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Cárcel La Tramacúa, Valledupar
Desde el Guantánamo colombiano saludan foro sobre delito político
Prisioneros políticos, Colectivo Benkos Biohó / Viernes 16 de octubre de 2015
 

La resistencia es un deber, no una obligación, mantener la dignidad es un imperativo absoluto.

Los prisioneros políticos del colectivo Benkos Biojó de la penitenciaría de alta y mediana seguridad de Valledupar la Tramacúa “El Guantánamo de Colombia” Saludan el II encuentro sobre delito político.

Dan a conocer su posición respecto a algunas situaciones que consideran de relevancia:

1. Mantienen en alto su moral y principios revolucionarios, no se arrepienten de alzarse en armas contra un régimen corrupto, criminal e injusto, vergüenza de la humanidad; perseveran en la construcción del socialismo, sea por la vía incruenta si realmente se abre un espacio político, o por la vía armada insurreccional, de persistir la sinrazón de las clases dominantes arrastrada por la ultraderecha fascista.

2. Se insta al Gobierno Nacional a que dé muestras fehacientes de su voluntad de paz como correspondencia a los buenos gestos de la insurgencia y en tal sentido se ponga en libertad por razones humanitarias a los prisioneros políticos enfermos, con discapacidad, mayores de 60 años y madres lactantes. Que se realicen todas las gestiones para repatriar a los compañeros confinados en las mazmorras del norte y que se suspenda la extradición de guerrilleros y se alivien las condiciones del sisma acorde a la naturaleza del delito político.

3. En materia penal se insiste en un indulto amplio e incondicional para los prisioneros políticos, donde se incluyan los delitos conexos, los cuales se corresponden a la complejidad de una guerra irregular y al mismo tiempo se deroguen las leyes y normas que criminalizan la protesta social.

4. Se aboga por un amplio debate nacional y el diseño de una política criminal garantista y respetuosa de los derechos fundamentales, el desmonte del derecho de enemigo y el populismo punitivo volviendo a la senda del derecho garantista y en especial de la justicia restaurativa y en remplazo de la obsoleta justicia retributiva que sólo ha causado dolor en el uso exclusivo de penas privativas de la libertad y la solución política al grave drama humanitario en las prisiones ajustando la pena máxima a 20 años y concediendo un beneficio de una rebaja del 20% de las condenas de toda la población reclusa.

5. Se pide acompañamiento en la campaña del cierre de la Tramacúa, “La Tramacúa, nunca más” porque ha expirado el plazo de un año concedido por la Tutela T-282/2014, lograda por la denuncia del cierre del centro de tortura Villa Mosquito, calabozo de castigo donde los guardias hacían de las suyas con los prisioneros, pero el resto de la problemática sigue intacta. Antes seguirán las últimas noticias sobre este centro del comportamiento de los cancerberos que resuelven sus diferencias como en el lejano oeste americano a tiro limpio, para darse una idea de cómo han procedido con los prisioneros.

6. Se hace un vehemente llamado a la unidad, a superar las diferencias, avanzando en acuerdos y consensos, allanando el camino para la más amplia convergencia del movimiento revolucionario y popular.

Por último se agradece el acompañamiento y la tesonera labor buscando visibilizar y sensibilizar al Estado y a la sociedad sobre la situación de los prisioneros políticos que no son delincuentes comunes, son luchadores populares.

“viva el movimiento nacional carcelario, viva el II encuentro sobre el delito político. Podrán atar nuestras manos pero jamás nuestros sueños de justicia y libertad “

Prisioneros políticos, Colectivo Benkos Biohó
La Tramacúa, el Guantámamo de Colombia
Octubre de 2015