Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Putumayo en pie de lucha por la defensa del territorio amazónico
Yoanni Quintero / Martes 3 de noviembre de 2015
 

El Putumayo históricamente ha sido abandonado por el Estado central y la institucionalidad departamental, esto ha agudizado la crisis política y social de la región en la medida que los gobiernos locales y nacionales en manos de los partidos tradicionales han ignorado las urgentes necesidades de la población putumayense que ha sido víctima de medidas en beneficio del gran capital, del capital financiero, de las transnacionales minero-energéticas y de la grave violación a los derechos humanos por parte de agente estatales y paraestatales, violación manifestada en asesinato, desaparición, represión, estigmatización y encarcelamiento de mujeres y hombres que han trabajado por un Putumayo digno.

Desde antes de la protesta social de 1996 miles de campesinos buscaron la posibilidad de vivir mejor, pero el estado colombiano la única respuesta que les ha enviado a los campesinos fue el Plan Colombia que desangró y victimizó a muchos de ellos; para la muestra un botón: las bases militares estadounidenses en territorio colombiano. Desde allí los campesinos han mostrado muchas formas de diálogo de las que el Gobierno Nacional se ha desentendido.

Respuestas como las marchas cocaleras de 1996, decenas de campesinos caídos en el Aeropuerto de Puerto Asís. En la búsqueda de intercambiar los cultivos de hoja de coca por cultivos de pan coger, propuesta que en nada avanzó ya que enviaron fumigación y más represión a las áreas rurales, esto conllevó a la agudización del conflicto y al desplazamiento masivo de muchos campesinos.

Desde este entonces los campesinos no han parado de luchar en la exigencia de los derechos por la defensa del territorio ya que también se han encontrado con otro flagelo como es la extracción de los recursos naturales, como es el caso del petróleo que formó una problemática mucho más grade en la región.

Hoy se reconoce con orgullo que han sido las organizaciones en su ejercicio movilizador las que han exigido a esos poderes locales y nacionales la mejora en las condiciones de vida de todas las comunidades de la región y se entiende que sólo en su fuerza organizativa está el porvenir de los proyectos de construcción. Fruto de las marchas desde 1996, en especial las del 2013 y 2014, y de la movilización popular expresada en las calles, hoy se adelanta la negociación entre la Mesa regional de organizaciones sociales del Putumayo, Jardín de Sucumbíos, Baja bota caucana y el Gobierno Nacional en cuatro ejes: Derechos Humanos, Sustitución de cultivos de uso ilícito, minero energético – ambiental e Inversión social y revisión de acuerdos incumplidos. Estos temas hacen parte de las problemáticas de la región.

En este sentido se entiende que la población del Putumayo no es ajena a la situación de descontento social de las otras regiones del país porque el gobierno representa los intereses de la burguesía y del bloque histórico dominante tradicional y es responsable de las causas del conflicto político, social y armado de más de seis décadas estigmatizando al poder popular por la defensa de la tierra y el territorio.

Hoy en día la posición de los campesinos es la siguiente:

  • Oposición decidida a la aplicación de políticas neoliberales
  • Promover la formulación y ejecución del PLADIA y la democratización de los Planes de Desarrollo.
  • La recuperación y fortalecimiento de la economía campesina y custodia de semillas.
  • La defensa de lo público como bien de todos los putumayenses y veeduría anticorrupción.
  • Apoyar y acompañar decididamente el proceso de negociación para el logro de la paz con justicia social estable y duradera.
  • Garantía y respeto de los derechos humanos.
  • Promover la creación y recuperación de las expresiones culturales.
  • Construcción de una plataforma conjunta, basada en el respeto de las diferencias y la pluriculturalidad.
  • Trabajar en la Asamblea Nacional Constituyente como necesidad de trazar una ruta propia de construcción de un nuevo país.
  • Apoyo para el rescate del conocimiento amazónico.
  • Concertación de una política fronteriza de acuerdo a las tradiciones históricas.
  • Garantías laborales y contractuales para los trabajadores petroleros de la región.

Putumayo está en pie de lucha y seguirá en pie de lucha, seguirá resistiendo y proponiendo alternativas contra la explotación capitalista, el extractivismo, la entrega de la soberanía regional y nacional, el deterioro ambiental, la defensa de los derechos humanos, por la libertad de compañeros privados de la libertad, la defensa de la amazonía colombiana como bien común del mundo entero.

Es necesario dar a conocer que los campesinos seguirán persistiendo en la lucha social como alternativa de cumplimiento y por la defensa de territorio como bandera a todos los campesinos que han muerto en pie de lucha y resistencia.

En memoria de Arnoldo Muñoz, asesinado por miembros del ESMAD el 15 de septiembre de 2014 y que falleció 5 días después, en plena lucha social por la resolución 0551. (Ampliación de la licencia ambiental)