Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Reflexión
Las ciencias y la paz
Nelson Guzmán Baena / Viernes 20 de noviembre de 2015
 

Es notorio el esfuerzo del ser humano amante del saber o del conocimiento y más si hace un recorrido histórico del pensamiento abrazando una disciplina científica; cuando el lector desprevenido se aproxima a olfatear su producción intelectual se induce como método exclusivo para generar similares expectativas de vida pensante y fomentar su acervo reflexivo.

El acercamiento teórico a autorizadas personalidades de la ciencia del saber y de la producción, distribución y consumo de bienes materiales en instituciones educativas de nivel medio por décadas trae sinsabores como contenidos superficiales debido a la recortada intensidad horaria en las ciencias sociales; soportando ausencia en profundidad y argumentación y generando crisis existencial en educandos y docentes por muerte académica y conflictos. Sin embargo estudiosos de las ciencias exactas buscan rescatar las hipótesis universales.

Cuestionar inquietudes trascendentales como el para qué sirven las matemáticas aún en el siglo XXI es alucinante y en ocasiones desacertado; solo por menospreciar el bagaje filosófico que se debe manejar para explicar la teoría de conjuntos, sus ecuaciones y su aplicación en la realidad. Objetivamente estos tratados se requieren en obras civiles, ingeniería, gastronomía, en lo empresarial… Y no ambicionar o quedarse esperando las respuestas de fuerzas sobrenaturales. Como lo señala Blumenberg (1920-1996) filósofo alemán de raigambre Kantiana, al igual que en la época de Tales de Mileto: “El mundo estaba lleno de dioses”. Hoy en día se podría decir lo mismo: el mundo ésta lleno de científico. Pero si entonces los dioses no explicaban el mundo, ahora tampoco lo harán los científicos. (Página 75).

¿Cómo se puede explicar que en Colombia no se reconozca o se trate de ignorar la hecatombe que se vive en educación, salud, empleo, vivienda, industria?. Esto no se resolverá de manera mágica sino yendo a la realidad y aplicando los estudios e investigaciones que se realizan en estudios superiores. ¿Cómo así que la corrupción inherente a un sistema de formación económica social carcome a la sociedad y la razón no se aplica para su desaparición?. ¿Cómo no concebir que es menos costosa la paz que la guerra y que se debe dialogar y llegar a acuerdos que se cumplan?. Cómo lo plantea Ludwig Feuerbach en su aforismo: “En la ignorancia se encuentra el hombre como en su propia casa; en su patria, en su ciencia, como en una tierra extraña”. Aunque lo más complejo sea la ciencia de la ciencia, hay que apoyarse en ella.

Es necesario valorar en todos sus aspectos la siguiente aplicación; Cristian Huygens (1629-1695) descubrió que las fracciones continuas son la herramienta ideal para determinar el número de dientes que deben tener las ruedas del engranaje de un reloj. Las utilizó para la construcción de un autómata planetario (Página 94).

Confiado en que al volver a leer las Notas Cantorianas De Bag, B surgirán nuevas reflexiones porque allí se aplica a Marx: “la tarea de los filósofos actuales es, más que interpretar al mundo, luchar por transformarlo”.