Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

La Habana en las regiones
Redepaz / Viernes 27 de noviembre de 2015
 

En el marco de los muy variados y diversos esfuerzos que desde las organizaciones de la sociedad civil y las gentes del común se adelantan en la búsqueda de la terminación del conflicto armado que vive el país y la construcción de una paz que le permita a la sociedad colombiana desarrollar la política sin el ejercicio de la violencia y el mejoramiento y alcance de unos mínimos de vida digna, se desarrolló un convenio entre Redepaz y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (encabezada por Sergio Jaramillo), en donde un grupo de líderes comunitarios de diferentes regiones del país han sido sensibilizados entorno a la dinámica de la mesa de conversaciones y sobretodo frente a los pre-acuerdos entre el gobierno nacional y la guerrilla de las Farc-Ep; esto con el objetivo que durante los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre, dichos líderes se dirigieran a sus respectivas regiones y en un ejercicio pedagógico se permitiera informar a las comunidades, romper con la tergiversación que se han dado en todo el país sobre el proceso de paz, y organizar a los asistentes en un espacio que funja de crítico, veedor y fiscalizador del proceso de construcción de paz, incluyendo su refrendación.

En 54 municipios históricamente afectados por el conflicto armado, dentro de los cuales estan: Mutatá, Chigorodó, Montelíbano, Tarazá, Anorí, Ituango, Ciénaga, Dibulla, Tiquisio, Río Viejo, San Pablo, Barrancabermeja, El Tarra y Convención en donde los grupos paramilitares lograron ingresar con dinámicas sangrientas, articulados con poderes políticos y económicos locales, y han habido múltiples acciones y presencia de las guerrillas. Es donde los diferentes líderes comunitarios miembros de Redepaz han tenido por tarea que los habitantes de los pueblos y las ciudades, zonas rurales y medio urbano, conecten sus problemas y necesidades con la agenda de La Habana, entre ellas la violencia callejera y delincuencial, la intolerancia ante intereses y diferencias que son normales en la conflictividad propia de la sociedad y la violencia contra las mujeres o violencia basada en género, entre muchas otras.

El anuncio de paz futura no compensa el impacto del dolor, la muerte y la afectación que ha tenido que vivir la sociedad en su conjunto, es por lo mismo que en cada una de las actividades municipales se han convocado a diferentes sectores que habiten el territorio: estudiantes, líderes comunitarios y sociales, víctimas, representantes de las instituciones públicas y privadas, permitiendo así que se inicie con un proceso de reconstrucción del tejido social en búsqueda de la consolidación de estrategias organizativas que diseñen y maticen de acuerdo a la particularidad de sus regiones las soluciones hacia la paz con justicia social.

Después de los encuentros municipales se planean realizar encuentros regionales con los candidatos electos a las alcaldías, que ahora con la posible entrada en la fase tercera del proceso, “la construcción de paz”, y la palpable opción de los diálogos con el ELN, este tipo de iniciativas, su profundización y ampliación, cobran no solo vigencia, sino importancia para la culminación con éxito de esa guerra que ha aquejado a Colombia durante mas de 50 años.

Es así que como está concebido en el espíritu del Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, la cimentación de la paz depende fundamentalmente del concurso de la nación, permitiendo reordenar las condiciones del poder en Colombia, generando una efectiva apertura democrática, mejorando también las condiciones materiales de vida de los colombianos y construyendo entonces un país atravesado por la reconciliación. Duras y utópicas épocas nos quedan por comenzar, ahora que se abre una nublosa puerta que deje atrás esos Cien Años de Soledad, no solo se espera voluntad por parte de los diversos actores del conflicto, sino sobretodo, claridad ideológica y política en la articulación de los sectores demócratas y progresistas en la edificación de esa nueva Colombia.