Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Notas al sol
La verificación
Es necesario profundizar el papel activo del pueblo y de sus organizaciones sociales en la construcción de la paz. Es necesario profundizar la amplitud y el carácter del Frente Amplio por la Paz y verificar desde la perspectiva popular y territorial a la par de la verificación internacional.
Zabier Hernández Buelvas / Viernes 29 de enero de 2016
 
Jardín (Antioquia). Foto: Pedro Szekely via photopin (license)

Sin duda es trascendental el acuerdo logrado en La Habana para que el cese bilateral del fuego, la posterior dejación de armas y el inicio de la implementación de los acuerdos, sean verificados a través de un sistema tripartito internacional cuya expresión concreta en terreno será una misión política no armada. Y debemos resaltar no armada, ya que esto debía ser así, por cuanto sería un contrasentido terminar la guerra acordando la ocupación de un contingente armado extranjero en nuestros territorio, así sea este de carácter neutral.

Nadie puede negar la importancia de que la ONU sea la coordinadora de la misión política integrada por observadores de países miembros de la Celac, para el presente y futuro de la paz en Colombia. Pero sin querer aguar la fiesta, el papel que vienen jugando la ONU y su Consejo de Seguridad en escenarios tan complejos como el de Siria y las incidencias de la Liga Árabe, de EE.UU, Rusia e Irán, donde el resultado hoy es la incertidumbre y el caos que se refleja en violaciones de los derechos humanos de miles de sirios, siembran mantos de duda sobre su capacidad neutral ante las complejidades y especialmente ante los intereses de EE.UU en diferentes escenarios del mundo.

No se trata de invalidar el papel que puede jugar la ONU hoy en nuestro país, pero si llamar la atención sobre la verdadera neutralidad que debe observar en el conflicto colombiano. Desde esta otra lectura la intervención de los países miembros de la Celac, como parte de la misión, representan sin duda la mayor confianza y garantía para las partes. Con esta decisión de coordinar y dirigir la verificación en la fase final del proceso de paz, la ONU tiene en Colombia la oportunidad de demostrar que puede aportar de manera clara y neutral a la terminación del conflicto y al inicio de una nueva etapa de paz y reconciliación entre los colombianos.

En medio de estas importantes decisiones y además de la verificación internacional de la ONU y la Celac, la verificación social territorial no puede desaparecer, ahora más que nunca necesitamos que el Frente Amplio por la Paz juegue su papel de veedor y verificador desde la sociedad civil, desde los procesos sociales, comunitarios y alternativos.

No podemos considerarnos espectadores del proceso, es necesario profundizar el papel activo del pueblo y de sus organizaciones sociales en la construcción de la paz. Además de celebrar estas decisiones tomadas en La Habana, que muestran la irreversibilidad del proceso, es necesario profundizar la amplitud y el carácter del Frente Amplio por la Paz y verificar desde la perspectiva popular y territorial a la par de la verificación internacional.