Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Columna de opinión
Mes de la Historia Negra, el más político en los últimos años
Ilka Oliva Corado / Martes 23 de febrero de 2016
 

En este febrero estadounidense de nevadas, Grammys, Oscars, de elecciones primarias y redadas masivas en busca de latinoamericanos, también se lleva a cabo el Mes de la Historia Negra. En este febrero en el que Obama anuncia su visita a Cuba y a Argentina. Ya ni la burla perdona, ir a visitar Cuba con esas muestras camaleónicas de querer terminar la enemistad pero sin que desaparezca el bloqueo. Manipulando la migración de cubanos con la Ley de Ajuste Cubano. Tratando con insistencia de que se fuguen médicos cubanos de sus misiones humanitarias por el mundo para traerlos a Estados Unidos con documentos en orden para que vengan a limpiar baños y a colocar sistemas de aire acondicionado y calefacción y se unan a la jauría que desde Miami lanza pestes contra la dignidad de la Revolución Cubana. De la misma forma en que lo ha hecho con artistas y deportistas que desertan para venir a darse cuenta de que Estados Unidos no es el último vaso de agua en el desierto, pero que en las mismas carecen de entereza para aceptarlo públicamente y prefieren enlistarse en las filas de los conspiradores.

Desvergüenza la de Obama ir a Cuba a sonreír para la foto y quedar para la historia como el presidente “conciliador” (como en su momento fingieron Kennedy, Reagan y Clinton sin quitar el dedo del renglón en su opresora política exterior) y en las mismas ir a visitar Argentina con Macri neoliberal y opresor como presidente; curioso que Obama no tuviera los pantalones para ver a los ojos a Cristina en tierra de Evita. Hay que ver el agravio, el descaro y el despotismo de Obama al atreverse a ir a Argentina un 24 de marzo en el que se cumplen 40 años del golpe de Estado que marcó el inicio de una sangrienta dictadura militar en el país. Quien tenga memoria histórica que rememore La Operación Cóndor en el continente.

Así va pasando febrero en Estados Unidos, con más asesinatos de afrodescendientes que encubren los medios de comunicación al no informar a la comunidad, de la misma forma en que encubren los asesinatos de inmigrantes indocumentados en manos de la policía. Dos o tres actores afrodescendientes declararon un boicot contra los premios Oscar cuando supieron que entre los nominados no se encontraban afrodescendientes, una furia un tanto egoísta ya que se trata de velar por el derecho de sus narices nada más. Sin embargo es política y por lo tanto válida y, en esta sociedad de consumismo y mediatización que una que otra voz se levante pidiendo igualdad, es de valorarla, pero no es suficiente.

Mientras esos dos o tres pelones pedían boicotear los premios Oscar se viene encima el Súper Bowl y, como una bofetada en el rostro de la comunidad del ku kux klan, Beyoncé le rinde tributo a Las Panteras Negras y al movimiento Las Vidas Negras Importan. ¿Quién ganó el Súper Bowl? Beyoncé. Rindió homenaje al inmortal Malcolm X frente a más de 110 millones de espectadores alrededor del mundo. ¿Se puede hacer una presentación más política en un Súper Bowl que la que hizo Beyoncé? ¿Cuántos artistas negros han cantado en ese evento deportivo y cuántos han hecho de sus presentaciones un llamado a la igualdad y un alto a la discriminación racial? Desde ella hasta las bailarinas, todas negras afrodescendientes. La formación, el tipo de baile, la vestimenta, todo rendía homenaje al Poder Negro.

No fue sólo esa presentación, el video “Formation” lanzado el día anterior es más político aún. A los días se vienen los premios Grammys y fue entonces Kendrick Lamar el que hizo rebosar los corazones de la comunidad afrodescendiente, pues su presentación fue una denuncia al sistema penitenciario y el maltrato a los afrodescendientes y también un homenaje a la raíz de la Mamá África. Y eso es lo que se necesita, que las personas que tienen luz pública, que son seguidas por masas, levanten su voz, denuncien, que hagan de su arte un acto político, que despierte la conciencia y que llamen a buscar el camino de la justicia y la igualdad social. Y en esto no importa el color de la piel, el país de origen, el credo, la raza, el idioma, sólo se necesita ser humano. Ponerle fin a la exclusión, a la opresión, a los crímenes de odio es cuestión de todos.

Nos hacen creer que la discriminación racial ha acabo en Estados Unidos porque hay un presidente negro y ha finalizado la esclavitud, (cierto tipo de esclavitud) no olvidemos que Obama de negro sólo tiene el color, es tan ku kux klan como el poderío anglosajón caucásico, él es uno de ellos, corresponde al mismo pensamiento y a la misma política. Lo peor que le pudo pasar a la comunidad afro descendiente en Estados Unidos fue tener un presidente como Obama que ha dejado en vergüenza a aquellos seres que lucharon por la igualdad social y el fin de la discriminación racial y crímenes de odio.

A pesar de la importancia del mes de la Historia Negra en Estados Unidos sólo “Democracia Ahora” le ha dado mención y en el mundo entero el único medio que le ha dado una cobertura extraordinaria, desde la visión del fin de la opresión, ha sido Telesur en inglés, que está en Ecuador. ¿No es paradójico? Que ni la propia comunidad negra, que ni la propia izquierda y los medios independientes en Estados Unidos se dignen a hacer de este mes por lo menos una reseña política para que no muera en el olvido la memoria de tantos luchadores sociales que fueron asesinados por el poderío del ku kux klan. ¿Cómo pretenden entonces que despierten las masas? ¿Qué la juventud se empape y actúe? ¿Cómo pretenden que la política interna de este país cambie, que cambie el sistema si ellos mismos pasan a engrosar las listas que lo solapan?

Ojalá un día los artistas latinos que viven y han hecho sus carreras en Estados Unidos (a costillas de las masas indocumentadas) también levanten sus voces por los millones de indocumentados que han sido burlados y que están siendo deportados en masa. Ojalá que un día también utilicen esos escenarios tan monumentales para pedir una Reforma Migratoria y un alto a las deportaciones, así como los utilizan para apoyar la invasión estadounidense en países suramericanos que se pronuncian progresistas. Así como piden y apoyan el derrocamiento del “dictador” Maduro. Pero bueno, es mucho pedir cuando vemos políticos como Ted Cruz y Marco Rubio, y a tantos latinos y afro descendientes dándoles su voto a personajes dantescos como Trump. Cuando vemos que las dos comunidades que se atacan entre sí son la latina y la afrodescendiente. ¿Qué derechos pedimos y con qué cara? Un Obama presidente y un Malcolm X asesinado. El mundo al revés.

Loor a los tantos mártires afrodescendientes en su lucha por la igualdad social, en febrero y siempre, en todas partes del mundo. ¡Viva la Mamá África!

@ilkaolivacorado
contacto@cronicasdeunainquilina.com
Blog de la autora: Crónicas de una Inquilina