Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Seguimientos y amenazas a dirigente de Ascamcat Olga Quintero
Asociación Campesina del Catatumbo - Ascamcat / Viernes 26 de febrero de 2016
 
Vehículo que realizó seguimiento a Olga Quintero

La Asociación Campesina del Catatumbo –Ascamcat–, organización defensora de derechos humanos que agrupa a los campesinos residentes en la región del Catatumbo, denuncia los siguientes hechos sucedidos en la ciudad de Bogotá.

El pasado martes 23 de febrero de 2016 en la capital de Colombia la dirigente y defensora de derechos Humanos Olga Lucia Quintero Sierra, quien hace parte actualmente de la directiva de la Asociación Campesina del Catatumbo y es vocera de la Mesa de Interlocución y Acuerdo del Catatumbo y de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, fue objeto de seguimientos ilegales. A las 2:30 pm Olga se movilizaba, con el esquema de seguridad asignado por la Unidad Nacional de Protección desde el año 2013, cuando se disponía a llegar a la Universidad La Salle para un conversatorio sobre la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo. En el camino, sobre la carrera 17 con calle 39, los escoltas se percataron de que una camioneta Toyota Prado, color perla, con vidrios polarizados, de placas BKG 272 de Bogotá, iba siguiendolos.

Antes de llegar a la Universidad La Salle los escoltas se parquearon en una esquina para ver qué movimiento hacía la camioneta Prado, efectivamente el vehículo se parqueó delante del esquema de protección. Los escoltas hicieron el intento de girar a la derecha y la camioneta también hizo el intento de girar, pero finalmente decidieron seguir. Al ver que la camioneta siguió su rumbo los escoltas de Olga siguieron también con destino a la universidad creyendo que el percance había sido superado. Sin embargo a las 3:00 pm los escoltas le informaron a Olga Quintero que la camioneta sólo había dado la vuelta a la manzana y que se había parqueado a una cuadra subiendo a la universidad, específicamente en la calle 59 con carrera 7. Uno de los escoltas tomó fotografías a la camioneta y pudo observar que dentro del vehículo se encontraban dos sujetos. Inmediatamente se llamó al cuadrante 17 que corresponde al sector de la Universidad La Salle y tras 20 minutos de espera la camioneta se fue y los policías del cuadrante nunca llegaron.

Este hecho ha sido recurrente en los últimos días con persecuciones a los líderes de Ascamcat, como es el caso de Guillermo Antonio Quintero Sierra quien fue objeto de seguimiento por sujetos armados en un vehículo en la ciudad de Cúcuta y que posteriormente señalaron a uno de sus escoltas y a Guillermo Quintero. De la misma manera Maria Jesús Carvajal el pasado 19 de febrero fue víctima de amenazas en el centro de Cúcuta por parte de dos hombres y una mujer que se movilizaban en motocicletas y que, gracias a la reacción de la comunidad, los sujetos abandonaron el lugar. También uno de los escoltas de Olga Quintero, Hugo Casilimas, fue objeto de seguimiento el pasado 30 de enero por parte de un sujeto en una motocicleta de alto cilindraje con placas XTZ 250, quien lo siguió desde la salida del edicifio donde vive Olga Quintero hasta el parqueadero donde se guarda la camioneta blindada del esquema de seguridad.

Por todo lo anterior se exige que cesen los ataques y señalamientos a los habitantes del Catatumbo y a los líderes y defensores de DDHH miembros de Ascamcat, especialmente a Olga Lucia Quintero Sierra. Que por estos hechos y antecedentes presentados se investigue y se tomen los correctivos necesarios por parte de la Fiscalía General de la Nación y la Procuraduría, para que cese la ola de amenazas, persecución, señalamientos y terror que atenta contra la integridad física y psicológica de los campesinos del Catatumbo, contra los miembros de la Asociación y contra quienes ejercen cargos de directivos en la misma pues estos hechos implican graves violaciones a los Derechos Humanos y al DIH. Se exige también que el Gobierno Nacional tome las medidas necesarias para que se garantice el respeto a la vida, la integridad y demás derechos humanos de quienes optan por la organización social en procura de la consecución de sus derechos, sin que esto sea causante de persecución.

Igualmente se insta a la comunidad nacional e internacional y defensores de DDHH a que se pronuncien en favor de la defensa de los derechos civiles y políticos que tienen todos los colombianos que luchan por las reivindicaciones sociales de una región azotada por el conflicto armado y el abandono Estatal.

Por último se responsabiliza al Gobierno Nacional, a las Autoridades Militares y a la Fuerza Pública, a los órganos de control y demás organismos estatales encargados de garantizar el derecho a la vida, a la integridad física y en general el respeto por los derechos políticos, por las posibles violaciones que por cualquier hecho, bien sea por acción o por omisión de estas entidades, afecten la integridad de Olga Quintero Sierra y demás miembros de la Asociación Campesina del Catatumbo.