Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Proceso de paz
¡Por fin comienzan diálogos Gobierno-ELN!
Aída Avella, presidenta de la UP, declaró: Es una magnífica noticia la instalación de la fase pública del proceso de paz con el ELN. Tengan de nosotros pleno y firme apoyo. Vamos por la paz
Hernando López / Viernes 8 de abril de 2016
 
El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, con Fran Pearl y Antonio García, cabezas de las delegaciones del gobierno de Colombia y el ELN.

Por fin, después de dos años de encuentros confidenciales, el gobierno de Juan Manuel Santos y el Ejército de Liberación Nacional, anunciaron en Caracas, en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, el pasado miércoles 30 de marzo, el inicio de la fase pública de los diálogos de paz.

“No fue fácil”, dijo uno de los voceros gubernamentales. Muchos “ires y venires”, buscando los términos concretos y aceptables para cada una de las partes en la agenda común, con amagos de cancelar los contactos bilaterales, hasta cuando se concretó el acuerdo.

Los contactos se dieron en Ecuador, Brasil y Venezuela, aunque la mayoría de ellos en el primer país con el auspicio y el respaldo del presidente Rafael Correa. Frank Pearl, el general (r) Eduardo Herrera Verbel, José Noe Ríos y Jaime Avendaño, fueron los integrantes de la delegación oficial; y Antonio García y Pablo Beltrán, ambos miembros del COCE, y la veterana guerrillera Omaira Elena Vásquez, los delegados del ELN.

Fueron dos años largos de encuentros y desencuentros. Lo cierto es que el gobierno nacional subestimó al ELN. Lo vio pequeño y en vías de extinción, nunca consideró, desde el comienzo de los contactos con las FARC-EP, la más remota posibilidad de hacer un solo proceso con las dos organizaciones guerrilleras. “La presencia del ELN le mete ruido a las reuniones de La Habana”, dijo uno de los más sobresalientes miembros de la delegación oficial en la etapa secreta en aquel entonces.

Concepto equivocado

Primó el concepto equivocado de que las FARC son una guerrilla pragmática y el ELN dogmática. Ni lo uno, ni lo otro. Son organizaciones guerrilleras diferentes, con sus propias concepciones y tradiciones y distinto origen. Aunque en Caracas y Tlaxcala, durante el gobierno de César Gaviria, adelantaron unidas, en la Coordinadora Guerrillera “Simón Bolívar”, conversaciones de paz en las cuales también participó el EPL.

Las FARC es una guerrilla revolucionaria que tiene origen en las luchas agrarias de resistencia en la década de los años cuarenta, pero que después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, en el marco del régimen de terrorismo de Estado de la dictadura conservadora de Mariano Ospina Pérez, entendió que en Colombia se acababan las vías legales para el accionar político y de masas. Esa convicción la llevó a convertirse en una organización política y militar, con táctica y estrategia para lograr el poder por la vía de la insurrección armada.

El ELN surgió al calor de la revolución cubana y del auge guerrillero de los años sesenta, cuando fue absoluta la vía armada como lucha exclusiva para la toma del poder. Pero también se retroalimentó su accionar político y militar con las precariedades políticas y sociales del régimen bipartidista colombiano.

Reacciones

Conocido el trascendental anuncio hubo importantes reacciones. El Partido Comunista respaldó los diálogos de paz (ver comunicado) y Aída Avella, presidenta de la UP, declaró: “Es una magnífica noticia la instalación de la fase pública del proceso de paz con el ELN. Tengan de nosotros pleno y firme apoyo. Vamos por la paz”. Marcha Patriótica también hizo un pronunciamiento en el mismo sentido y Andrés Gil, uno de sus voceros, dijo: “Es esperanzador ver al ELN y al gobierno de Juan Manuel Santos presentando los diálogos. No me cabe duda que ya viene la paz”. Clara López, presidenta del PDA reconoció “que la apertura de negociaciones con el ELN abre paso a una paz completa. Enhorabuena a partes que formalizan responsabilidad de llegar a acuerdos”. El Congreso de los Pueblos en comunicado público, advirtió que “la solución política avanza hoy con el inicio de diálogos públicos con el ELN”.

La paz es integral y exige el acuerdo con todas las guerrillas. Así lo reconocen tirios y troyanos. Es la importancia de la apertura de los diálogos con el ELN, que se formalizarán en dos meses en Ecuador. El presidente Santos condicionó a que sean liberados todos los secuestrados en poder del grupo insurgente. Esta exigencia puede demorar el comienzo. Santos declaró también que “habrá un solo fin del conflicto; no habrá otra Comisión de la Verdad, ni otro Tribunal para la Paz, ni otros pasos para el cese de fuego definitivo”, pues ya están acordados con las FARC-EP. Serán parte de los debates en la mesa, pero no cabe la menor duda que ambos procesos en algún momento tendrán que coincidir o converger. Es lo que dicen los entendidos.

La agenda

Por ahora está formalizada una agenda que orientará la discusión entre las delegaciones del gobierno y del ELN. Dicha agenda contempla los siguientes puntos:

1.- Participación de la sociedad

2.- Democracia para la paz

3.- Transformaciones para la paz

4.- Víctimas

5.- Fin del conflicto

6.- Implementación

El sacerdote jesuita Francisco de Roux, en entrevista para El Tiempo del domingo 3 de abril del presente año, señala que la agenda establece un singular reconocimiento a la participación de voceros de las comunidades en territorios y regiones. Al menos los tres puntos últimos están considerados en la agenda de La Habana.

Por ahora lo más importante es que tengan inicio los diálogos con el ELN que por decisión del gobierno se adelantarán en medio de la confrontación, el mismo error que cometió con las FARC-EP, superado por la decisión unilateral de la guerrilla de decretar el cese unilateral de fuegos que en el fondo se convirtió en un cese bilateral de hecho.