Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

A punto de repetirse la desgracia en Sur del Atlántico
Con la llegada de las lluvias, el nivel de las aguas del Canal del Dique subió exageradamente y ha vuelto a erosionar los terraplenes. Esta vez el desmoronamiento del muro de contención se está desarrollando precisamente frente a la Plaza Principal del pueblo de Santalucía.
Wilfrido Jiménez Díaz / Sábado 28 de mayo de 2016
 

A seis años de cumplirse la inundación más grande y devastadora, que en su historia ha vivido el sur del departamento del Atlántico, todo indica que la situación se repetirá.

En el 2011, recordemos, la erosión causada por el caudal del Canal del Dique, debilitó los terraplenes que le brindan protección a las laderas del mismo y la fuerza del agua fue tanta que hizo filtraciones avisando la magnitud de lo que seguiría; pero a pesar de las denuncias, solicitudes y requerimiento a las autoridades pertinentes, no se hizo nada para prevenir y los muros de contención cedieron y la fuerza del agua abrió un gran boquerón, que terminó por inundar no sólo al sector urbano y rural de los santalucenses, sino que también anegó de manera arrasante a los municipios de Campo de la Cruz, Manatí y todo el sur de ese departamento acabando con animales cultivos y las esperanzas de estos empobrecidos colombianos.

En el momento del desastre, claro, aparecieron las autoridades y hasta el mismo Presidente Juan Manuel Santos, que desde un helicóptero presenció la calamidad. También llegaron las cámaras, fotos, reportajes y las promesas (sí, promesas, que sólo quedaron en eso) de resarcir a los humildes y desprotegidos damnificados. Construyeron unos pilotes para taponar los boquerones, que como dijeron en su momento eran “obras temporales de mitigación”, porque el gobierno central delegó, con millonarias partidas al Fondo de Adaptación para que adelantara las obras de reconstrucción, de reparación y de indemnización.

No alcanzaron seis años para adelantar estas obras. La semana anterior, Santalucía y el sur del Atlántico volvieron a ser noticia, porque con la llegada de las lluvias, el nivel de las aguas del Canal del Dique subió exageradamente y ha vuelto a erosionar los terraplenes. Esta vez, como para que sea visibilizado, el desmoronamiento del muro de contención se está desarrollando precisamente frente a la Plaza Principal del pueblo, la histórica Plaza “Son de Negro”, frente a la iglesia central.

La Personera Municipal, doctora Greis Cecilia Tapias Arroyo, se tomó el trabajo de tomarle una foto al sitio donde se está originando el desmoronamiento del muro de contención y la subió a las redes y se fue a Barranquilla, puerta a puerta, visitando los medios y denunciando la situación de alto riesgo por la que atraviesa su comunidad. Los medios hicieron la bulla y fue así como el gobernador Eduardo Verano de la Rosa, el mismo que gobernara en el 2010, decidió visitar el pueblo y en una improvisada asamblea en la plaza, escuchó los requerimientos y justos reclamos de los afectados.

La gente enardecida, también pedía la presencia del gerente del Fondo de Adaptación, que es quien debe muchas explicaciones de la no realización de las obras prometidas, pero les tocó conformarse con la asistencia del supervisor de Obras de esta entidad, Alejandro Orjuela quien disculpó a su jefe por la no asistencia.

El gobernador prometió que para mitigar la erosión, “ya no serán 300 metros los que se repararán en los terraplenes, sino que serán 2 kilómetros y que cuentan con los recursos necesarios para los mismos, pero que las obras sólo se iniciarán dentro de tres meses, porque primero hay que adelantar los estudios pertinentes”, es decir, a fines del mes de julio, para ser terminadas en septiembre aproximadamente; a lo que los asistentes respondieron con rechiflas y madrazos, porque dicen que “El Fenómeno de la Niña” no come de esos plazos.