Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Paramilitares se disputan control de tráfico de drogas en Cimitarra
Agencia Prensa Rural / Miércoles 8 de junio de 2016
 

Continúa la violencia en contra de las comunidades del Magdalena Medio. En el municipio Cimitarra en Santander, en los últimos meses se han incrementado asesinatos, torturas, amenazas y la circulación de panfletos que, si bien no tienen “autoría”, la población sabe que se trata de grupos paramilitares. Todo esto se debe a la reacomodación en sus estructuras en la disputa por el control regional del narcotráfico.

Según la comunidad en un lugar [1] del municipio donde se encuentran los adictos y consumidores de sustancias ilícitas, los paramilitares han secuestrado y torturado a los consumidores hasta obtener información que indique quien les vende; luego buscan al vendedor y lo matan, al igual que a cualquier persona que se manifieste en desacuerdo o que los denuncie. Esto evidencia la disputa existente para instaurar un nuevo mando en el tráfico de estupefacientes en la zona.

Hasta el momento se han reportado cuatro personas asesinadas y otros más han sido amenazados, como el Personero Municipal Jorge Iván Atuesta Cortés. Entre las personas que han ultimado se encuentra el líder agrario Arnulfo González Velázquez, que pertenecía al Fondo de Inversión y Reactivación del Sector Agropecuario y Microempresarial del Municipio de Cimitarra (Firamci). Se trataba de una persona muy querida por los cimitarreños, quien siempre estuvo presto a colaborar con la comunidad en aspectos técnicos sobre los cultivos y el quehacer diario.

Aunque oficialmente no se ha pronunciado la administración municipal, hay un toque de queda en la población impuesto por los paramilitares que ha contado con la venia de algunos sectores civiles. De la misma manera parecería que los grandes medios de comunicación no visibilizan esta situación que, tanto en lo municipal como regional, está afectando la convivencia de la población. Esta problemática podría traer graves consecuencias en la eventual firma de los acuerdos de La Habana, puesto que como la insurgencia lo ha denunciado: "no habrá paz mientras el Gobierno no tenga voluntad de acabar con los grupos paramilitares".

Ante los graves hechos ocurridos la administración del municipio realizó recientemente un consejo de seguridad, sin embargo no se evidencia por parte de la alcaldía a los verdaderos actores armados que están ultimando a la comunidad. Paños de agua tibia, según la población, son las respuestas que no está apuntando directamente al problema.

[1Se omite este nombre por motivos de seguridad