Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Continúan operativos en Bogotá contra habitantes de calle
Si al diferente se le trata como delincuente, entonces ¿cómo se prepara esta ciudad para una época de posacuerdos?
Harrison Castañeda Santamaría / Lunes 22 de agosto de 2016
 

En horas de la mañana de este lunes se realizó otro operativo para desplazar a los habitantes de calle. Ahora se les ve caminando hacia otras localidades en busca de un lugar donde se puedan aglutinar. Con estos hechos se observa el nivel de improvisación del Distrito que, para mejorar el problema que estaba en el Bronx, disgregó esta población por toda Bogotá.

“En la Bogotá para todos” no caben la miseria, la diferencia o lo antiestético, lo que cabe en esta ciudad es confianza inversionista; un modelo de trasporte que solo beneficie a sus dueños o localidades pintadas de colores vivos para así parecer menos pobres. El Distrito hace campañas para “embellecer” la ciudad, pero no para mejorar la calidad de vida de los bogotanos.

En medio de todos estos planes están las vidas de aquellos que la sociedad generó y luego abandonó. Estas son personas enfermas y adictas que llevan en este infierno años o quizás meses sin poder salir de este círculo. Hoy ellos deambulan por el centro de la ciudad con sus pertenecías al hombro y su miseria. Muchos argumentan que quieren un lugar donde puedan estar tranquilos y los dejen llevar su adicción. El caso es que de ellos todos sacan provecho: el jíbaro, las bandas delincuenciales, la Policía y hasta el Distrito.

Después de la tragedia de la semana pasada en la que 40 personas fueron arrastradas por el cauce del canal de la carrera 30 con sexta y donde hasta ahora solo se ha encontrado una víctima fatal, sin tener claridad de los otros afectados, el gobierno capitalino hace gala de su oferta institucional al mismo tiempo que sigue reprimiendo a estos habitantes; en ese sentido la cuestión es que se les ve como un gran problema más no como enfermos que necesitan ser atendidos y que son sujetos de derechos.

El alcalde Peñalosa ve a los habitantes de calle como un grave problema, sin embargo no toma medidas de inclusión social que lo alivien, de esta manera los desplaza por todo el centro improvisando la política pública, además de esto estas personas son tratadas de forma inhumana al punto de llevarlos a lugares invivibles. Sin embargo aparecen nuevas variables en el caso, por ejemplo cuánto va a costar el metro cuadrado en el antiguo Bronx después de la intervención, o qué pasará con el valor de la finca raíz de la propiedad en la Estanzuela y el San Bernardo. Barrios que causalmente hacen parte del Plan Centro y que son estratégicos en modelo inversionista de la nueva ciudad.

Cabe resaltar que, si al diferente se le trata como delincuente, entonces ¿cómo se prepara esta ciudad para una época de posacuerdos?