Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Continúan las violaciones a los derechos humanos en el Valle del río Cimitarra
Soldado del batallón Calibío tortura y viola a dos menores de edad en San Francisco (Yondó, Antioquia)
 

En la vereda San Francisco, zona rural del municipio de Yondó (Antioquia), a las cinco y media de la tarde del sábado 14 de marzo, arribó un soldado de apellido Carreras, integrante de las tropas del Batallón Calibío que operan en el lugar bajo el mando del cabo Sarabalí.

El militar Carreras se presentó encapuchado ante la comunidad y afirmó que era de las autodefensas, y se dirigió a la casa de Alix Contreras Henao, de 25 años, amarrándola junto a sus dos hijos, de 8 y 2 años respectivamente. En la misma casa también amarró y se llevó por la fuerza a Jacqueline Gutiérrez y a Rosita Henao, menores de edad que se encontraban allí en el momento de los hechos.

A las cuatro de la mañana del día siguiente, la comunidad confirmó una comisión para buscar a Jacqueline y a Rosita, de 15 y 16 años de edad respectivamente, encontrándolas en la zona boscosa de la vereda. Las niñas sufrieron maltratos físicos y fueron violadas.

Voceros de la comunidad se dirigieron a la base militar ubicada en las afueras del caserío de la vereda, pero la tropa no se encontraba en el lugar. El cabo al mando de las tropas plantea que el soldado Carreras tiene problemas sicológicos y que consume drogas, hecho por lo cual comete estas acciones.

Invitamos a las diferentes instancias y organizaciones sociales a la conformación de una comisión humanitaria que se dirija a San Francisco a verificar los hechos denunciados.

Exigimos a las autoridades competentes facilitar la realización de los exámenes médicos respectivos para constatar la violación sexual de la que fueron víctimas las menores Jacqueline y Rosita.

Responsabilizamos al Ejército Nacional por lo ocurrido. Le exigimos respetar una vez más a la población civil. Sus argumentos no justifican las violaciones a los derechos humanos que vienen cometiendo.