Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Mujeres de Anzorc declaran sus territorios como zonas de paz
 

Declaración política I Encuentro Nacional de Mujeres de las Zonas de Reserva Campesina

Más de 300 mujeres, delegadas de los siete nodos regionales de Anzorc, se reunieron el 2 de diciembre de 2016 en Curumaní, Cesar, en el Primer Encuentro Nacional de Mujeres de las Zonas de Reserva Campesina. El objetivo era socializar las experiencias y alimentar la agenda que se ha venido construyendo desde los Encuentros Nacionales previos y en diversos escenarios a nivel regional.

Fruto del trabajo y la discusión alrededor de temas tan importantes para las mujeres campesinas como la participación política, la permanencia en el territorio y la construcción de paz; las mujeres de las Zonas de Reserva Campesina declaran:

1. Celebramos la firma del Acuerdo final de la esperanza logrado entre el Gobierno Nacional y las Farc-EP, en el que resaltamos el enfoque de género a través del cual se han visto incluidas muchas de las propuestas de las mujeres. Ponemos de manifiesto que nos comprometemos a participar activamente en la implementación de éste y a ser veedoras de su debido cumplimiento.

2. Rechazamos los recientes feminicidios y todo acto de violencia ejercido contra las mujeres por ser un atentado contra nuestros derechos humanos y exigimos al Estado colombiano que tome medidas contundentes para dar efectiva aplicación a la normatividad contra la violencia de género, así como la atención digna e integral a las víctimas de la misma.

3. Condenamos los asesinatos de José Antonio Velasco, Jhon Jairo Rodríguez, Erley Monroy, Didier Lozada Barreto y los atentados contra Danilo Bolaños Días y Hugo Cuellar, así como los asesinatos, amenazas y señalamientos en contra de líderes agrarios, sociales y defensores de derechos humanos que se vienen presentando en todo el país.

4. Es necesario fortalecer los procesos organizativos de las mujeres campesinas a nivel local, regional y nacional con el fin de incidir activamente en las discusiones y toma de decisiones que se desprendan de la realidad agraria de nuestro país, sobre todo de cara a la construcción de la paz.

5. A pesar de que perseguimos una lucha política conjunta con los hombres, consideramos que la garantía de los derechos de las mujeres debe estar ligada a las características propias de nuestros territorios, nuestra vida y a las particularidades de ser mujer campesina dentro de los mismos.

6. Exigimos que se nos reconozca como un pilar esencial dentro de la conservación de nuestra cultura, sabiduría campesina y semillas tradicionales ya que somos generadoras y transmisoras de estos saberes.

7. Reconocemos que el trabajo de las mujeres campesinas no es un proceso aislado de las luchas agrarias, sino que pretende ampliarlas y complementarlas, visibilizando la participación histórica y estructural de las mujeres.

8. Exigimos que el aporte de las mujeres a la economía campesina, familiar y comunitaria sea reconocido desde las labores del cuidado, pero sin limitarse sólo a éste, contemplando además las diversas formas productivas de las que hacemos parte: cultivo y transformación de alimentos y pancoger, cultivos de coca, marihuana y amapola e, inclusive, en la minería artesanal. Es necesario ampliar el entendimiento de las mujeres en el escenario económico, brindando garantías de participación, dignificación laboral e ingreso al mercado de las diferentes iniciativas productivas, de transformación y comercialización.

9. Reiteramos nuestra defensa de la figura de Zonas de Reserva Campesina como una forma efectiva de permanencia en el territorio y acceso a la tierra. Exigimos al Gobierno la constitución de las Zonas de Reserva Campesina que se encuentran en trámite, así como el impulso a la creación de nuevas Zonas, pues hemos sido gestoras permanentes de estos procesos y consideramos que representan una garantía para la vida digna y el desarrollo de un proyecto de vida.

Por último, ¡Las Mujeres declaramos las Zonas de reserva Campesinas como territorios de paz!
¡Con la mujer en la casa, la reforma agraria se atrasa!
“Las zonas de reserva campesina tienen manos, sueños y rostro de mujer.”
¡Que vivan las Zonas de Reserva Campesina!