Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Antioquia
En Remedios, comunidades y excombatientes se unen en acto de perdón
Encuentro por la reconciliación y la reincorporación a la vida civil
Asorvimm / Martes 7 de febrero de 2017
 

La Asociación Regional de Víctimas de Crímenes de Estado en el Magdalena Medio (Asorvimm), es una organización que hace parte del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, y busca la verdad, la justicia, la reparación integral, así como la no repetición de los crímenes de lesa humanidad que se han presentado en un modelo estatal de “seguridad democrática” o terrorismo de Estado. Asorvim busca fortalecer la organización de las víctimas y dignificar sus nombres, recuperar la memoria y sobre todo rechazar la impunidad.

Los días 27 y 28 de enero de 2017 tuvo lugar el "Encuentro por la reconciliación y la reincorporación a la vida civil" en la vereda El Carmen, jurisdicción de Remedios en Antioquia. El evento contó con la participación de representantes de la iglesia católica, de la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra -ACVC-, Credhos, Cahucopana, CCDT, PDPMM, Asorvimm, Juventud Rebelde, Fenalpaz, Colectivo Toma Directa, Noticiero Barrio Adentro. Asimismo asistieron delegados de las juntas de acción comunal de la vereda Carrizal y dos asesores del proceso de paz con el ELN. De la misma manera hicieron parte del acto Alfonso Insuasty, docente de la Universidad San Buenaventura sede Medellín y Víctor de Currea, docente de la Universidad Nacional de Colombia sede Bogotá y columnista del diario El Espectador.

La primera jornada del evento, a cargo de la Iglesia, se enmarcó en el perdón. Se reflexionó sobre cómo los insurgentes del Bloque Magdalena Medio, Unidad Centro de las FARC-EP, y la población civil debían asumir el acuerdo de paz como única garantía hacia la reconciliación nacional. En el marco de la implementación de los acuerdos de La Habana, hombres y mujeres que han perdido a sus hijos, hermanos, padres o amigos en actos de violencia armada que se cuentan por miles en la historia reciente de Colombia y que los llevaron a ingresar a las filas de la insurgencia armada. Terminaron sus palabras invocando a la paz y compartiendo el perdón como aporte desde lo más profundo de su ser, con la convicción de que ese gesto ayudará a que no se repitan los hechos trágicos que cambiaron sus vidas.

“Yo los perdono”. “Tenemos que aprender a perdonar para que sea posible vivir en paz”, fueron las mismas palabra expresadas por las madres de Soacha, a quienes el Ejército les asesinó a sus hijos para luego hacerlos pasar como subversivos muertos en combate. “Perdono pero no olvido” dicen una y otra vez quienes han recibido los cuerpos para darles cristiana sepultura.

La segunda jornada del evento giró en torno a el apoyo que debe dar el pueblo colombiano en su conjunto a los diálogos que están por comenzar entre la insurgencia del ELN y el Estado colombiano y que tendrá como punto de encuentro la ciudad de Quito en la hermana república de Ecuador. En estos diálogos están puestas nuestras esperanzas para que lleguen a un feliz término, que permitan la construcción de una paz estable y duradera, sobre la base de la participación popular en la toma de decisiones para que de esta manera el pueblo colombiano retome su papel de constituyente primario y se legisle para su bienestar y no para enriquecer las arcas de banqueros, políticos tradicionales y terratenientes a costa del sufrimiento de los sectores empobrecidos de la nación.

En este orden de ideas se desarrolló un taller con la población civil y con los futuros civiles sobre la importancia de la serranía de San Lucas para la construcción de herramientas organizativas de carácter autónomo que le permitan a las comunidades asentadas allí defender de manera contundente el territorio y así evitar ser expulsados por intereses foráneos como sucede en el momento actual de acumulación capitalista, es decir el transnacional.

Así mismo, se evidenció en la vereda Carrizal, territorio destinado como una de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN), donde se está construyendo la infraestructura para el alojamiento de los insurgentes del bloque Magdalena Medio de las FARC-EP. El atraso se presenta por falta de materiales y adecuación sanitaria. Existe carencia de baterías sanitarias y ausencia de medicamentos. El carácter perecedero de los alimentos afecta la distribución de los mismos en óptimas condiciones. Por tales motivos se le hace el llamado al Estado colombiano, en cabeza de Juan Manuel Santos, para que se le dé solución inmediata a dichas problemáticas, para que de esta manera se supere parte de la crisis que atraviesan los acuerdos de paz por la dilatación en el cumplimiento de los mismos y que se garantice la implementación de la paz real, estable y duradera.