Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Nuestra solidaridad con las víctimas
Voces de Paz / Sábado 7 de octubre de 2017
 

Desde Voces de Paz manifestamos nuestra enérgica condena por los hechos sucedidos en las últimas horas en el municipio de Tumaco, donde según las comunidades, han sido asesinadas nueve personas y decenas más han resultado heridas, en hechos derivados de una compleja situación social generada por la erradicación forzada de cultivos de uso ilícito.

Nos preocupa que los hechos de Tumaco no son aislados, sino que, por el contrario, obedecen al escalamiento de la confrontación entre las autoridades, en particular la fuerza pública, con la población de las zonas más marginadas del país, donde las familias han tenido que recurrir históricamente a la siembra de cultivos de uso ilícito para garantizar sus mínimos vitales y supervivencia.

Es hora de que el campo colombiano inicie el camino de su trasformación estructural creando condiciones de bienestar para la población rural, reversando los efectos del conflicto y cambiando las condiciones que han facilitado la persistencia de la violencia en el territorio, tal como lo define el Acuerdo de la Habana.

Es deber del Estado colombiano garantizar la vida, integridad física y derechos humanos de la población rural que aún devengan su sustento de la hoja de Coca y erradicar el tratamiento de guerra que se le da a las comunidades de dichos territorios. No puede el Estado responder con violencia física y judicial a unos compatriotas que lo que hoy esperan es la mano tendida de las instituciones y el compromiso de todas y todos para garantizarles una vida digna, alejada de toda forma de violencia, prospera y con derechos. Ese es el compromiso adquirido en el Acuerdo de Paz.

Exhortamos al Gobierno de Colombia a hacer realidad la promesa de Paz en los campos de Colombia. Que se garantice ya a la población rural la implementación de la Reforma Rural Integral, las garantías de seguridad para las comunidades, avanzar y cumplir de buena fe los compromisos asumidos en los planes integrales comunitarios y municipales de sustitución y desarrollo alternativo (PISDA), perfeccionado el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) con el fin de cumplir los objetivos planteados en el punto 1 y 4 del Acuerdo Final.

Manifestamos nuestra total solidaridad con las víctimas de este lamentable hecho y llamamos a la solidaridad de todas y todos los colombianos con estas familias hoy enlutadas y con todas las demás que desde los rincones más olvidados de nuestro país hoy claman por su derecho a vivir dignamente en una patria amable, prospera, justa y en Paz.