Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas
Unidad para enfrentar la reelección
La preparación de un paro cívico nacional y la realización de una cumbre más amplia, son las principales tareas de las organizaciones participantes
Juan Carlos Hurtado Fonseca / Miércoles 22 de abril de 2009
 

Con el objetivo de lograr mayores niveles de unidad y organización para enfrentar la arremetida del gobierno de Uribe contra los colombianos, más de 200 delegados de alrededor de 80 organizaciones sociales de todo el país se dieron cita en Bogotá el pasado viernes 17 de abril, en el Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas.

La reunión fue convocada por las centrales obreras, la Gran Coalición Democrática y la Confederación de Pensionados, entre otras, y participaron organizaciones estudiantiles, de mujeres, de derechos humanos comunales, indígenas, sindicales, partidos políticos como el Polo Democrático Alternativo y el movimiento de la senadora Piedad Córdoba.

Uno de los principales objetivos del evento fue articular la lucha social y política y un plan de movilización que incluya a todos los sectores sociales y políticos de oposición para enfrentar la política del Gobierno Nacional, enmarcada en la negativa de buscarle una salida política al conflicto social y armado, la búsqueda de TLC con la Unión Europea y Estados Unidos y el intento de una tercera reelección, principalmente. Para ello están pensando en la realización de una gran cumbre social y política que dé espacio a muchas más organizaciones de todas las regiones, pero con el objetivo de la realización de una gran protesta nacional.

En el encuentro se trabajaron temas como la situación política nacional e internacional, un plan de movilizaciones, y se enunciaron problemas particulares como la amenaza de desalojo del hospital San Juan de Dios, las privatizaciones de empresas de servicios públicos como Emsirva, la ETB y las electrificadoras, entre otras. La idea de los organizadores es articular todos los sectores en conflicto para tratar de derrotar la reelección y buscar que la crisis económica no la paguen los trabajadores, entre otras cosas.

La participación de los maestros

La Federación Colombiana de Educadores (Fecode) participó en el encuentro considerando que deben agitar las consignas contra la reelección porque la política agenciada por el actual gobierno es de guerra contra la población colombiana y ejerce políticas para fortalecer el neoliberalismo. El fiscal de la federación, Pedro Arango, aseguró que «no podemos permitir que se mantenga una política de guerra, y la reelección permitiría continuar con la política de "seguridad democrática" que es el puntal de Estados Unidos en contra del pueblo colombiano y contra todos los pueblos que han venido librando una lucha en favor de la población como Ecuador, Brasil, Venezuela, Uruguay, Nicaragua y Bolivia. Tenemos que organizarnos con otras expresiones sociales y nos comprometemos con el plan de acción que se apruebe». Los maestros reconocieron que la lucha de los demás sectores sociales es una lucha de ellos, y aunque actualmente están discutiendo pliego de peticiones con la ministra de Educación y tienen agenda propia de movilización, participarán en las acciones que definió el encuentro.

Pedro Hernández, presidente de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios (ASPU), explicó la participación de su organización en la cumbre: «Es una necesidad que la sociedad civil se organice porque la crisis en que está el país tenemos que enfrentarla buscando un cambio en el Ejecutivo, ya que se está presentando una contrarreforma constitucional. Tenemos que aunar esfuerzos y unificar posiciones para lograr una propuesta política de las mayorías colombianas que saque adelante un proyecto en beneficio de éstas y no de las minorías como siempre ha sucedido. Como académicos podemos ayudar con análisis críticos de la situación real colombiana y proponer alternativas viables de solución. También podemos hacer un trabajo pedagógico y de medios masivos para que la gente rompa con el mensaje de los grandes medios y crear una cultura política propia de las mayorías colombianas. También participaremos en las movilizaciones que se pacten».

Campesinos organizados

La Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro) decidió participar en el espacio pensando que es el más representativo hacia la construcción de la unidad popular de los movimientos sociales, necesaria para enfrentar las políticas del régimen como la reelección, pero también para construir una propuesta alternativa de poder popular, que permita reconstruir y recobrar la democracia en Colombia. «Participamos con la idea de convocar una gran acción como un paro cívico nacional. Estamos trabajando para construir una propuesta de movilización, no solamente con el movimiento campesino, indígena y afrocolombiano, sino con los demás sectores sociales y populares del país», anotó su presidente, Eberto Díaz.

Algunas conclusiones

Las discusiones de los delegados generaron unas conclusiones que fueron acogidas por las organizaciones asistentes. Entre las más importantes está realizar encuentros regionales de la Gran Coalición Democrática (GCD), previamente a la realización de la gran cumbre social y política convocada para la segunda quincena del mes de julio, y como objetivo de la cumbre evaluar la preparación del paro cívico nacional que se desarrollará en el segundo semestre del presente año. La preparación del paro cívico nacional como una acción contundente de protesta y movilización en desarrollo de la declaración política y el plan de acción acogido por el evento y el cual debe ser difundido en todos los espacios sociales, políticos y populares. La consigna central de los objetivos de movilización es: «Por democracia y contra el referendo reeleccionista», y se hace el llamado a la abstención activa y beligerante.

Las organizaciones se pronunciaron y se movilizarán en contra de los panfletos amenazantes, el 24 de abril, a las tres de la tarde, de la Plaza de Toros a la Plaza de Bolívar en Bogotá; acordaron trabajar por un Primero de Mayo masivo y multitudinario; vincularse a la movilización mundial convocada por Vía Campesina; solidarizarse con la huelga de los trabajadores de Fenoco en Bosconia (Cesar); rechazar la privatización de Emsirva, ETB, Emcali y de las empresas de servicios públicos; defender el referendo del agua de las maniobras uribistas en el Congreso; y denunciar la violación a los derechos humanos en muchas regiones del país que en el presente año han representado el asesinato de 30 dirigentes comunales, 11 dirigentes sindicales, detenciones, desapariciones y amenazas a líderes sociales, estudiantiles, indígenas y agrarios.