Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Lizama: Desastre socioambiental
 
Foto: Periódico El Mundo

Desde hace 30 días en el Pozo 158 ubicado en la vereda La Lizama, corregimiento de la Fortunase detectó un afloramiento de crudo que ha ocasionado una catástrofe ambiental sin precedentes en la historia de Barrancabermeja y la región del Magdalena Medio. Los daños son incalculables, puesto que el afloramiento no ha logrado ser detenido, contaminando los caños, arroyos, el río Sogamoso y rio Magdalena. El impacto ocasionado a la fauna y flora es inimaginable, han sido afectadas todas las especies animales que viven alrededor de la zona cero.

La afectación social es difícil de calcular, las comunidades campesinas, pescadoras, pequeños ganaderos y palmicultores se han visto golpeadas gravemente por esta catástrofe. Cultivos de pancoger, palma, ganado y toda clase de animales domésticos han sido gravemente impactados, sin que hasta el momento haya un plan de contingencia efectivo, solución temporal o definitiva por parte de Ecopetrol, directa responsable del daño en el Pozo 158, ni el ministerio a nivel nacional, ni la oficina municipal del medio ambiente han tenido una reacción inmediata ante semejante situación.

Junto a esto, el afloramiento de crudo ha ocasionado un problema de salud pública en la zona afectada, ya que el agua de los caños y arroyos que han sido contaminadas es utilizada para el riego de cultivos, para dar de beber a los animales y fuente de agua para el consumo humano. En estos momentos las comunidades víctimas han denunciado la muerte de animales domésticos y silvestres. Se teme se presenten brotes de enfermedades gastrointestinales e intoxicaciones en los habitantes, en especial en población infantil y adulto mayor.

Esta catástrofe ambiental agrava aún más la crisis económica en la ciudad, sectores como los pescadores, agricultores y vendedores de pescado, ven sus productos y negocios perjudicados. “No se puede pescar […] nadien nos va a comprar el pescado [...] ahora quien va a comer esta yuca o este plátano…” son las diversas expresiones y manifestaciones de los pobladores acompañados de un gesto de preocupación, amargura y dolor.

Ante este panorama de incertidumbres y de crisis social en Barrancabermeja, CREDHOS
Llama la atención a nivel local, departamental, nacional e internacional, a los entes territoriales, ministerio público, ministerio del medio ambiente y en especial a Ecopetrol a solucionar inmediatamente el problema de afloramiento de crudo en el Pozo 158. Es necesario iniciar una caracterización, un censo de la población afectada y cuantificar sus daños económicos y sociales, tanto individual, familiar y comunitariamente, también implementar un plan de contingencia que permita proteger la fauna y flora afectada, elaborar un diagnóstico del impacto socio ambiental y generar una ruta de protección integral en el territorio ya que el daño es irreparable.

Los desastres según Ley 1523 de 2012, exige una reacción inmediata de las entidades nacionales, directamente encargadas de dar solución o activar planes de emergencia, por consiguiente, el ministro del medio ambiente y el presidente de Ecopetrol son los directos responsables por su incapacidad de controlar el afloramiento de crudo, de la continuidad y el agravamiento de la situación. Exigimos sus renuncias inmediatas.

Solicitamos a la comunidad internacional pronunciarse ante este grave hecho, las comunidades afectadas han sido víctimas de empresas privadas y públicas como Ecopetrol que históricamente han violado los derechos fundamentales de los pobladores en la región de la Magdalena Medio.

Hacemos un llamado a las comunidades afectadas, a las organizaciones sociales y a toda la población en general pronunciarse y tomar acciones de hecho para exigir una inmediata solución y reparación a los daños ambientales, sociales y económicos