Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Murió joven en el Catatumbo cuando explosivos lanzados por la Fuerza Pública cayeron en su casa
 

La Comisión por la vida, la reconciliación y la paz del Catatumbo extiende un saludo de solidaridad a las comunidades del corregimiento de Mesitas en el municipio de Hacarí, quienes desde el día sábado 2 de junio viven una tragedia por cuenta de combates, enfrentamientos, ametrallamientos y bombardeos entre la guerrilla del EPL y la Fuerza Pública.

En la misión de verificación hecha por la Defensoría del Pueblo - Regional Ocaña y la Personería Municipal se pudo evidenciar que los bombardeos y ametrallamientos son indiscriminados, que se han impactado viviendas y bienes civiles, que la Fuerza Pública se ha tomado viviendas sin orden judicial y que ha tomado pertenencias de los civiles. Toda la confrontación ocurre en medio de la población civil, quienes han tenido que dejar las viviendas solas para proteger sus vidas, hasta el momento la Personería Municipal ha registrado 64 familias desplazadas que se encuentra en las veredas La Esperanza y La Estación de ese mismo corregimiento, 25 familias que se encuentran en el casco urbano del municipio, y dos civiles heridos por esquirlas de un artefacto explosivo que cayó en una vivienda que según versiones de la comunidad fue lanzado desde una aeronave. Estas familias en menos de cuatro meses se han tenido que desplazar en dos ocasiones, una por enfrentamientos entre ELN y EPL y ahora por la confrontación entre EPL y Fuerza Pública.

La Comisión por la Vida, La Reconciliación y la Paz del Catatumbo ha solicitado prescindir de la intervención militar, ya que esto agrava la crisis social, humanitaria y de conflicto armado que vive la región; pero el Gobierno Nacional no ha escuchado esta petición y hoy se ha profundizado una crisis humanitaria en el municipio de Hacarí, donde las comunidades han tenido que soportar, sin que haya una intervención efectiva por parte del Estado en la atención, asistencia, reparación integral y garantías de no repetición a la población víctima de estos hechos en el marco del conflicto armado.

Como último suceso la noche del día miércoles 6 de junio la comunidad denuncia que desde una aeronave fue lanzado un artefacto explosivo que cayó en una vivienda y dejó como resultado dos civiles heridos y el joven Yurgen Gutiérrez muerto. Para el Gobierno no es suficiente el abandono a la región del Catatumbo si no que viene y atropella, desplaza, y asesina al campesino que ya no soporta más tragedias.

Rechazamos la estigmatización de la que han sido victima los campesinos por parte del señor brigadier general Jaime Agustín Carvajal Villamizar, comandante de la segunda división, no es cierto que los campesinos negocien a favor de grupos guerrilleros, fue la tropa del Ejército nNcional en terreno quien pidió intervención de la comunidad para evacuar soldados heridos. Una vez más con estos señalamientos se destruyen las confianzas que la Fuerza Pública no ha sido capaz de construir con la gente de la región.

Finalmente hacemos un llamado a la Fuerza Pública, Ministerio de Defensa Nacional a medir sus acciones; bajo ninguna circunstancia una acción del Estado puede afectar a la población civil, se ha transgredido el Derecho Internacional Humanitario. A la fiscalía General de la Nación adelantar las investigaciones de estos hechos que aquí se denuncian con suficiente objetividad y dedicación y que sean llevados por la justicia ordinaria, al igual que a la Procuraduría General de la Nación tomar las investigaciones disciplinarias. A todo el Estado en su integralidad a atender esta emergencia desde lo humanitario y a todos los organismos defensores de Derechos Humanos a evidenciar esta crisis y solidarizarnos con estas familias que sufren la guerra.