Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Nicaragua
Los sandinistas no se cortan las venas
Toda esta crisis ha sido una gran escuela política para todos nosotros. Aquí en días se madura años, tanto a niveles dirigenciales como a niveles de base y de simpatizantes. Esto del golpe ha venido a politizar a toda la sociedad de la noche a la mañana.
Jorge Capelán / Martes 12 de junio de 2018
 
Compañero sandinista de Villa Progreso (Managua). En días anteriores le habían llegado a atacar con morteros la casa donde vive con su mamá de más de 90 años, hoy en la madrugada le quemaron su vehículo, y sin ningún temor le colocó la bandera roja y negra.

La semana que está concluyendo ha sido de amargos reveses para el golpismo tóxico que se ceba con saña contra el pueblo nicaragüense. 16 representantes del Movimiento "Renovador" "Sandinista" viajaron a Washington a ladrar en el Foro de la Sociedad Civil de la OEA y a tratar de hacer que esta organización decidiera enviar cascos azules a Nicaragua pero se encontraron con que el comandante Daniel Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional conocen al imperialismo mucho mejor que ellos.

Se pensaban que tener de aliados a la mafia de Miami y el Comando Sur les garantizaba el apoyo de todo el andamiaje de poder del Imperio estadounidense. Se equivocaron de cabo a rabo. El Gobierno de Nicaragua los sorprendió con un acuerdo con el mismísimo Gobierno de Estados Unidos (es decir, con Donald Trump), que reconoce los términos de una solución política del conflicto dentro del marco de la constitución de nuestro país.

No es del agrado de todos en Washington ver a una Nicaragua descalabrada y los millones de migrantes centroamericanos que como consecuencia de ello tratarían de comprometer el azaroso muro que Trump dice estar construyendo en la frontera con México.

Políticos como Ileana Ros-Lehtinen y Marco Rubio son nada más ni nada menos que el trasero del trasero del Imperio estadounidense. Y eso fue lo que terminaron besando los enviados del MRS a Washington. Porque la OEA, la UE y la ONU solo reconocen una salida, la que firmaron el Gobierno de Nicaragua y el dueño del circo.

Para más inri el Estado de Nicaragua sorprendió a los vandálicos conjurados con datos fuertes y confesiones que ponen al descubierto las relaciones carnales entre Félix Maradiaga, el jefe de la agencia más importante de la Usaid en Nicaragua, el delincuente conocido como "El Víper", ex jefe de información de los "muchachos" de la Upoli y los cárteles mexicanos de la droga.

En medio de estentóreos aullidos de dolor de las gárgolas golpistas se produjo el tercer encuentro del diálogo nacional mediado por una muy desprestigiada Iglesia católica que entregó al comandante Daniel Ortega una listita de deseos que no se atrevieron a hacer pública a los suyos, que probablemente los acusarían de alta traición al plan golpista si conociesen su contenido. La gente de la OEA ya está en Managua diseñando el cronograma de lo acordado en Washington, por más que Dora María Téllez con rostro desencajado llame a la insurrección desde las redes sociales.

Una nota colorida: En medio de semejante dramatismo, el "empresario nicaragüense" (en realidad, capataz de terratenientes colombianos) Michael Healy le pidió al general del Ejército Julio César Avilés "ayuda" para evacuar a unos campesinos que se están tomando las tierras de sus amigos ricachones de Upanic. Es curioso, porque uno de los compromisos de la mesa de diálogo es que el Gobierno de Nicaragua no iba a mover un dedo para reprimir supuestas "protestas sociales".

Un meme muy gracioso circula por la internet en el que Healey le dice al general: "¡Por favor, ayúdeme a sacar a estos bandidos!", y el general que le responde: "¡Que te ayude tu madre!". O sea que los campesinos que se toman la tierra de los terratenientes no son "protesta social" legítima, pero los pandilleros que roban, incendian, secuestran y torturan en nombre de la "democracia" sí lo son.

A propósito de robos, secuestros y torturas, el pueblo nicaragüense ha tenido su buena ración estos días. Otra radio sandinista incendiada (Radio Nicaragua), gente secuestrada y torturada, Granada incendiada, algún que otro joven asesinado por francotiradores, etcétera, etcétera. En Masaya, ya casi no queda gente normal en las barricadas, solo pandilleros. Los habitantes del centro de la ciudad que al inicio se sumaron a "la lucha" ya se están dando cuenta de su grave error. Los barrios se levantan contra los tranques y todo el tinglado se viene abajo.

Lo que dice la cartita de los obispos nadie lo sabe. Uno de los corolarios del acuerdo con la OEA serían unas elecciones anticipadas, pero puede ser al final ni se den, todo depende de la verdadera correlación de fuerzas políticas en la sociedad. Tampoco sabemos qué as debajo de la manga se podría traer Daniel, que ya nos sorprendió a todos con su acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos esta semana.

El de las elecciones anticipadas sería sin duda un escenario desventajoso para el Frente Sandinista. No hay que engañarse, ya que Donald Trump podrá no estar interesado en que Nicaragua sea desbaratada, pero sí está interesado en sacar al sandinismo del gobierno. Sin embargo, la debilidad política de la derecha es muy grande mientras que el FSLN se cohesiona cada día más. Los variopintos opositores golpistas tendrían que verse obligados a decir qué van a hacer en una serie de temas sensibles en los que han demostrado hacer todo lo que es contrario a los intereses del pueblo:

—Quemaron la Caja Rural Nacional, un banco cooperativo con los récords de cientos de miles de socios, y el mismo día quemaron la sede del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria. Sería muy difícil para ellos sonar creíbles y prometer que respetarán los cien mil títulos de propiedad otorgados hasta la fecha por el Gobierno sandinista. Mucho menos que prometan cumplir con los otros cien mil títulos que el Gobierno tenía planeado entregar los próximos años.

—No saben qué decir sobre el tema del INSS. No pueden explicar convincentemente cómo no lo van a privatizar ni como no van a privatizar todas las clínicas previsionales recuperadas por el Gobierno, ni los hospitales nuevos que se han construido. También deberán decir a cuántos de los 40 mil ancianos que reciben una pensión reducida piensan matar, porque su plan (y ahí están los documentos de las negociaciones con el Gobierno para atestiguarlo) era eliminar dicha pensión reducida.

—No saben cómo negar los nexos antinicaragüenses de sus principales figuras, especialmente con Miami y Colombia, este último un Estado objetivamente enemigo de Nicaragua al negarse a cumplir el fallo del Tribunal de La Haya que le otorgaba a nuestro país 90 mil kilómetros cuadrados de mar territorial en el Caribe que estaban bajo jurisdicción colombiana. Los contactos del operador de la CIA/Usaid Félix Maradiaga con el uribismo son conocidos, y Maradiaga ha sido defendido en coro por todo el espectro de la oposición.

Asimismo, el hecho de que Michael Healy, furibundo "empresario" antisandinista, esté comprometido con los intereses colombianos es también ampliamente conocido. Además tenemos el amor que sienten los personeros del MRS por la mafia anticubana de Miami, especialmente por Ileana Ros-Lehtinen, impulsora de la "Nica Act". Todas esas cosas hacen poco apetecibles a los dirigentes de la derecha ante los ojos de las y los nicaragüenses.

—No pueden explicar cómo van a resolver el problema de la producción de alimentos y de la producción agropecuaria campesina, así como del pequeño comercio, ya que sus soluciones pasan por llenar el país de WallMarts. Así como quemaron mercados enteros, e intentaron quemar el Mercado Oriental, sus políticas serían directamente destructivas para la economía popular. Con sus tranques y su violencia le causaron graves pérdidas al turismo. Ningún dueño de un pequeño hotel les debería creer.

—No tienen respuestas en una serie de temas ante los que los diferentes grupos mantienen posiciones diametralmente distintas, como el matrimonio gay y el aborto, por ejemplo, dos temas muy sensibles (en especial el último) para el pueblo nicaragüense.

En un debate electoral, el Frente Sandinista tendría muchos puntos a su favor:

La ventaja de seguir siendo el partido más grande y mejor organizado de Nicaragua. El Frente Sandinista, con toda autoridad, le puede decir al país que contra él no se puede gobernar Nicaragua -algo que ya experimentaron en el pasado tanto Violeta Chamorro, como Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños. Hacer realidad el discurso de la derecha equivale a un genocidio político -un genocidio que todo el mundo sabe no es posible de llevar a cabo, especialmente a un precio que nadie en su sano juicio estaría dispuesto a pagar. Incendiar el país y matar a los millones de sandinistas que viven en Nicaragua es algo que solo un narco y un banquero pueden querer hacer. Pero querer no es poder.

La ventaja de ser el partido de la economía. Esta revuelta no ha sido por cuestiones económicas, ni sociales, sino por temas netamente políticos. El Frente Sandinista representa la política del crecimiento, mientras que todos los políticos de la oposición han estado involucrados de una u otra forma en políticas de nulo crecimiento y gran pobreza. Eran los que ponían cara agria mientras que a la economía del país le iba bien.

La ventaja de poder ofrecer un cambio alcanzable. El FSLN puede ofrecer recomponer el modelo de alianzas seguido hasta hace 45 días dándole su debido peso a los capitalistas verdaderamente interesados en trabajar e invertir en el país (es decir, los que no pertenecen a la camarilla que hoy en día pasa como representantes de los "empresarios"). Puede ofrecer darle más peso político a los sectores que tienen mayor peso económico, es decir a las mipymes, y las empresas asociativas y familiares de todo tipo, y ampliar la alianza con sectores como los religiosos, dándole a los evangélicos un peso mucho más cercano al que realmente tienen en la sociedad.

En suma: el Frente Sandinista puede argumentar por la libertad de empresa y por el socialismo, por la libertad religiosa y por los derechos de las minorías, por la defensa de la soberanía y por las relaciones abiertas al mundo al mismo tiempo, cosa que la oposición no puede hacer de manera creíble. No tienen ni cintura ni cabeza (mucho menos corazón) para ello.

—Es cierto que Estados Unidos, mientras sea imperio, jamás aprenderá a vivir con una Nicaragua sandinista. Pero el Frente Sandinista ha dado pruebas de entender mejor a los Estados Unidos de lo que jamás lo ha hecho la oposición. Ellos se creyeron que con tener a la Ros-Lehtinen y al Comando Sur de su lado se habían asegurado el apoyo de la élite de poder estadounidense.

Sin embargo, el comandante Daniel, al entenderse con la OEA y con los propios Estados Unidos, dio una prueba de una comprensión mucho más refinada de lo que es el imperio. Tomando en cuenta el trato que Trump le ha dado a regímenes serviles como el de Peña Nieto en México, no es ninguna ventaja para la oposición el hacer ostentación de tan carnales relaciones con la mafia de Miami ni con los Estados Unidos en general.

El comandante Daniel ha dado prueba de su dominio de la estrategia guerrillera que se basa en un conocimiento profundo de Sandino, y una igualmente profunda experiencia como dirigente (guerrillero, líder político y estadista) del FSLN. En este primer round dio muestras de dominar el principio fundamental de Sun Tzu el autor del Arte de la Guerra, según el cual la mayor victoria es la que se alcanza sin combatir.

Pero puestos ante un escenario de elecciones anticipadas, la dirigencia sandinista también está dispuesta a aplicar otra de las enseñanzas clave del gran estratega chino, aquella que dice que de vez en cuando no hay nada mejor que tener a las tropas con la espalda contra la pared y rodeadas de enemigos, ya que ahí los combatientes sacan lo mejor de sí mismos en función del colectivo.

Los golpistas han trabajado un escenario tan rabiosamente antisandinista que han terminado por unir y fortalecer al partido. Antes de la crisis había desconfianza y recelo en muchos. Hubo una infiltración tremenda. Ahora se sabe mejor quién es quien. Ciertos que antes se tomaban por grandes valores, a la hora de la hora se acobardaron o resultaron ser infiltrados del enemigo. Muchos que antes habían estado apartados con esta crisis han salido al frente y se hacen oír. La verdad es que cada quién ha demostrado en estas semanas "lo que realmente tiene en la bola", para usar un término beisbolero.

Toda esta crisis ha sido una gran escuela política para todos nosotros. Aquí en días se madura años, tanto a niveles dirigenciales como a niveles de base y de simpatizantes. Esto del golpe ha venido a politizar a toda la sociedad de la noche a la mañana.

He tenido la oportunidad de dar varias charlas a compañeros y compañeras sandinistas en diversas instituciones los últimos días. El ambiente no es para nada de depresión. Los sandinistas aquí no se están cortando las venas, al contrario.

Correo de Nicaragua