Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Policía militar reprime a campesinos que protestan contra proyectos petroleros en Boyacá
Trochando sin fronteras / Viernes 29 de junio de 2018
 

La Comunidad de Sáchica, Boyacá, denunció una fuerte arremetida por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios, ESMAD, el 26 de junio, luego de que habitantes de ese municipio se opusieran a la intromisión que viene adelantando la empresa multinacional Geofízika Torún en el territorio. De acuerdo con los pobladores, uno de los trabajadores de esta empresa incluso agredió a una persona causándole heridas con arma blanca, mientras que habría otras personas con afectaciones por la inhalación de gases lacrimógenos.

Según testimonio de una de las habitantes, el domingo en horas de la tarde llegaron los vehículos de la empresa al pueblo. Cuando fueron increpados por personas de la comunidad, los trabajadores reaccionaron con violencia y según la testigo, uno de los empleados de esta multinacional habría agredido un arma blanca a uno de los concejales de Sáchica que se encontraba en el lugar.

Posteriormente, la testigo afirmó que los pobladores iniciaron un plantón pacífico en frente del lugar en donde habían ingresado los trabajadores, “lo único que quería la comunidad de Sáchica era que ellos se fueran porque no son bien recibidos”. Tiempo después llegó el Escuadrón Móvil Antidisturbios, que según los habitantes habrían dejado varias personas heridas, entre quienes se encuentran menores de edad, arremetiendo con gases lacrimógenos.

Los habitantes han denunciado que esta empresa tendría presencia en 13 municipios del departamento en donde estarían realizando los estudios para levar a cabo la explotación sísmica. Sin embargo, el gobernador Amaya habría emitido una orden de frenar tales estudios en el territorio hasta que se realice la audiencia con presencia de las comunidades el próximo 29 de junio en Chinquira.

En dicho encuentro estará presente el director de la ANLA, los alcaldes de los municipios y el gobernador del departamento para una socialización de los diferentes proyectos mineros y sísmicos que podrían desarrollarse en el territorio.

Frente a esa situación los habitantes han manifestado no solo su rechazo a la realización de este tipo de actividades en los municipios, también las afectaciones que podrían ocasionar. “La comunidad y toda nuestra provincia del Alto Ricaurte y del occidente, estamos muy preocupados porque nos quieren hacer los estudios sísmicos en una región donde es escasa el agua y en donde la vocación es agropecuaria y turística”.