Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

San Martín, sur del Cesar, primer pueblo afectado por el fracking
Libardo Muñoz / Sábado 8 de septiembre de 2018
 

No es lo que pueda decirse "un honor", pero de manera oficial, el municipio de San Martín, sur del Cesar, ya es considerado el primer pueblo de Colombia, víctima del desastre ambiental causado por el fracking, un sistema depredador inventado por las compañías buscadoras de petróleo, que están dispuestas a arrasarlo todo, hasta la vida humana misma, con tal de llegar al centro de la tierra y hasta embadurnarse las manos si es posible, en el yacimiento del hidrocarburo.

Marchas, bloqueo de vías, denuncias, memoriales, toda clase de pronunciamientos civilizados, surgieron en la vida de los habitantes de San Martín, a partir del momento en que se conoció la presencia de una extractora de petróleo, Conoco Phillips, que venía con todo su aparataje mecánico e industrial lista para perforar 300 metros en busca de la roca que debía romper, e inyectarle más de 120 químicos que harían subir el codiciado producto, dormido quizás durante millones de años en las entrañas de este sufrido planeta.

Conoco Phillips llegó a San Martín tratando de suavizar su imagen con asados, música y trago al aire libre, y en verdad, logró dividir a la comunidad entre partidarios y opositores al fracking, que todavía no logran superar sus diferencias. Desde entonces todo cambio en el pueblo, nada sería como antes.

Pocos colombianos habían oído mencionar el nombre de San Martín, hasta cuando en un pozo natural de agua potable, en la vereda Pita Limón, salieron a flote manchas aceitosas que la comunidad considera que son un efecto contaminante de una perforación de fracking, localizada a menos de 4 kilómetros del punto donde se abastece de agua toda una comunidad campesina.

El Pozo Pita Limón se encuentra dentro de una propiedad familiar, pero es una antigua tradición su uso o " servidumbre" como un recurso natural, inalienable, humano, respetado por todos y celosamente protegido, con tanta dedicación que de inmediato se dio la voz de alarma, se exigió el cese de la operación de la perforación y se enviaron muestras de agua a un laboratorio contratado por Corpocesar, una entidad privada.

Nativos próximos al pozo Pita Limón dicen que jamás había ocurrido algo así como las manchas viscosas, esa es una fuente de agua muy bella, con humedales y paisajes hoy amenazados por el espectro de la contaminación.

Desde 2016, ningún representante de gobierno, ha dado la cara en San Martín para atender tan delicada y extrema situación que pone en peligro la propia supervivencia de personas y animales. Lo único que se le dijo a los cesarenses es que la Conoco Phillips tiene "reglas claras para operar".

El reclamo comunitario de San Martín va más allá de la simple protesta parroquial, dice uno de los más visibles dirigentes de Corpocesar, "queremos preguntar qué es lo que se juega con el fracking en Colombia".

La propuesta de hacer fracking en la región del sur del Cesar se conoció desde 2016, y la exploración de la Conoco Phillips compromete 33.174 hs e incluye Aguachica en este mismo departamento y Ríonegro, Santander.

Los activistas comunitarios y en general la ciudadanía cesarense, desconocen los términos de los contratos entre el Estado colombiano y la empresa Conoco Philips, que en febrero de este año se negó de plano a revelar los resultados de los análisis de las muestras del pozo Pita Limón y afirmó que no es responsable de dar agua a la comunidad.

Hoy, la ecología amenazada del pozo Pita Limón, obliga a las familias a adquirir bolsas o bidones de agua, algo que jamás imaginaron y que representa un esfuerzo en dinero, con tal de no arriesgar su salud

En agosto de este 2018, fue radicado en el Senado, un proyecto de Ley orientado a prohibir el fracking en todo el territorio colombiano, son 8 artículos, con los apoyos de 9 fuerzas políticas, Alianza Verde, el partido FARC, DECENTES, liberales, incluso algunos conservadores. "Pero estamos en estado de vigilancia sobre ese proyecto de Ley, pues nunca faltan los creadores de ".micos" en las Leyes de La República, es el fantasma real de la corrupción".