Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Los estudiantes opinan
Analfabetismo funcional traspasa toda clase social
Lauren González, Valentina Cárdenas Montealegre / Miércoles 24 de octubre de 2018
 

En Bogotá existen más de 70 mil personas, de 15 años en adelante, con deficiencia en comprensión de lectura y escritura, se ven más afectadas las mujeres que los hombres por esta problemática.

Hoy en día se habla de analfabetismo funcional (A.F.) para referirse a las personas que saben leer y escribir, pero que no entienden ni lo que leen, ni lo que escriben. Se trata de hombres y mujeres que no utilizan la lectura en su día a día y por ende tienen problemas a la hora de relacionarse en un entorno determinado, bien sea de trabajo o estudio.

Cualquier persona puede ser analfabeta funcional independientemente de su clase social e incluso de su nivel educativo; puede afectar a estudiantes de colegio, universitarios, trabajadores, individuos que realicen posgrados, entre otros. En Bogotá se lee poco y de paso mal, según el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), el 44% de la población mayor de 15 años se declara abiertamente como no lectora, y el 56% de ellos dicen que no lo hacen simplemente porque no les interesa.

Lo que sucede con estas personas es que se limitan y pierden la habilidad de tener un pensamiento crítico para crear e innovar. Estos actos de analfabetismo funcional se evidencian en diferentes contextos; por ejemplo cuando una persona le pide a la otra que lea un mensaje o texto y que al finalizar le explique lo que entendió, la gran mayoría de lectores deben releer inmediatamente ya que sólo pasan una ojeada mecánica.

Según un estudio realizado por El Tiempo entre las personas que son analfabetas funcionales, hay más mujeres (54,6%) que hombres (45,4%), además más de la mitad son mayores de 34 años. Eso quiere decir que existen fallas en el sistema educativo que perjudican más a las mujeres. Una mujer de la localidad de Suba testificó que no pudo estudiar por tener la necesidad de trabajar y darles una calidad de vida a sus hijos; otra mujer de 30 años que reside en este sector dijo que no tenía los recursos económicos y que ya no se sentía en edad de comenzar un proceso educativo.

Por su parte, la Alcaldía Mayor de Bogotá afirmó que las mujeres se ven más afectadas porque deben asumir responsabilidades que los hombres no se ven obligados afrontar: embarazos, cuidado de los hermanos, abandono, entre otros. ¿Cómo evitar entonces el analfabetismo funcional? La manera correcta en la que se debe hacer es aumentando los índices de lectura, fomentando que en las familias se practique la compresión de lectura y que en los centros educativos la lectura se realice más por gusto que por obligación.