Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Pablo Catatumbo le responde al alcalde de Tulúa
El senador del partido Farc no se queda callado y escribe a propósito de las afirmaciones que sobre él hizo Gustavo Vélez Román
Pablo Catatumbo Torres Victoria / Miércoles 21 de noviembre de 2018
 

Con relación a la respuesta pública injuriosa y fuera de contexto [1], según el ordenamiento constitucional legal vigente, y entregada a este medio de comunicación por parte del señor Gustavo Vélez Román, en su condición de alcalde de la ciudad de Tuluá del departamento del Valle del Cauca, a raíz de mi intervención en calidad de senador, en la audiencia pública convocada por la Cámara de Representantes del Congreso en el corregimiento de La Marina del municipio de Tuluá el pasado 27 de octubre de 2018, me permito expresar a la opinión pública lo siguiente:

1. Las audiencias públicas no son actos de naturaleza política proselitista y menos cuando miembros del Congreso participan en ella con el apoyo de la Fuerza Pública para garantizar su desarrollo con seguridad, convivencia y en paz. Las audiencias públicas son actos de democracia participativa y están previstas en el ordenamiento jurídico en el artículo 103 de la Constitución, a la vez que constituyen uno de los instrumentos más importantes de participación ciudadana, como expresión de la democracia en nuestro país.

El señor alcalde cita de manera equivocada y extralimitando sus funciones públicas lo siguiente: “quien tiene que someterse a juicio es Pablo Catatumbo Torres Victoria por los crímenes cometidos en contra del pueblo colombiano y de los habitantes de la montaña tulueña”.

Hago énfasis en que no le pertenece a un alcalde municipal y no está dentro de sus funciones constitucionales, legales y reglamentarias, calificar y tipificar delitos de los cuales conoce hoy la justicia transicional a cargo de la Justicia Especial de Paz, (JEP), como una de las instancias del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, a la cual me he sometido, como consta en los informes entregados a esa jurisdicción y fundamentalmente para el cumplimiento del punto 3 del Acuerdo de Paz, como cumplimiento del fin del conflicto.

2. De mi parte y en mi calidad de servidor público, asistí a dicho evento por invitación oficial que me cursara la Cámara de Representantes, en compañía de otros congresistas de diferentes partidos políticos, como el partido de La U y el Partido Liberal, que son organizaciones políticas diferentes al partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, en cumplimiento de mis funciones constitucionales y legales y no como guerrillero, mucho menos bajo la amenaza de las armas, como lo afirma falsamente el señor alcalde municipal.

Es necesario precisarle al señor burgomaestre que las audiencia públicas no son actos políticos de orden partidista o proselitista, sino actos de control político.

Corresponden ellos a una instancia de información, concertación, planificación y control de la gestión pública que igualmente viene desarrollando el gobierno nacional a través de los “Talleres Construyendo País”, que se celebran cada semana con la dirección del señor presidente de la República en los municipios y departamentos del país, como un mecanismo de participación ciudadana, consagrado en el artículo 103 del Estatuto superior y reglamentado por la ley 134 de 1994 y creado justamente para ampliar el sistema democrático de representación, que rigió en Colombia hasta 1991 a través de la democracia de participación.

Justamente ese era, entre otros, los objetivos de la audiencia pública, lo que le hubiera permitido al señor alcalde interlocutar con la comunidad que gobierna y anunciar las obras en ejecución y las por realizar a mediano y largo plazo como insumos del desarrollo municipal y regional.

En esa audiencia pública se suscribió un acta que estableció las diferentes conclusiones sobre la participación de las diferentes comunidades y organizaciones sociales, así como los compromisos y tareas asumidas por parte de todos los congresistas que a ella asistieron ante las autoridades nacionales, en virtud de que no fue posible concertarlas con el gobierno municipal por la ausencia de su alcalde.

Señor alcalde, lo invito a deponer su animosidad y a fortalecer el diálogo, ya la guerra quedó atrás: la democracia nos brinda la oportunidad de construir una patria nueva en la que se incluya la justicia social y la participación ciudadana. Esa es la invitación que le hago.