Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Apagaron la sonrisa de líder social de ASCAMCAT y miembro de la Guardia Campesina del Catatumbo
Yésica Ibarra / Miércoles 5 de diciembre de 2018
 

En la mañana del jueves 29 de noviembre, el líder social José Antonio Navas fue asesinado con arma de fuego en la vereda Miramontes del municipio de Tibú. Este campesino era oriundo del municipio de El Tarra y directivo de la Junta de Acción Comunal en la vereda El Líbano, miembro de un Comité Veredal de la Asociación Campesina del Catatumbo- ASCAMCAT e integrante de la Guardia Campesina.

El dolor invade a la familia del defensor de derechos humanos, quien era padre de 6 hijos. El asesinato de José Antonio conocido por la comunidad como “Mico”, un hombre al servicio de su comunidad deja no solo dolor y tristeza, también el temor y la zozobra, pues en menos de un mes han sido asesinados dos líderes sociales en la vereda Miramontes, el 8 de noviembre le fue arrebatada la vida al líder social Luis Tarazona.

Los miembros la Asociación Campesina del Catatumbo lo recuerdan como un hombre alegre de sonrisa pícara, quien participó en escenarios de movilización como los paros de los años 2013 y 2017 en la región del Catatumbo; también en escenarios en pro de la búsqueda de la paz para su territorio como fue el Encuentro Nacional de Comunidades Campesinas, Afrodescendientes e Indígenas por la Paz de Colombia ¨El Dialogo es la Ruta¨ que se realizó en la ciudad de Barrancabermeja en 2011. Este escenario fue un llamado al Gobierno Nacional de la urgencia de parar la guerra y encontrar espacios de dialogo para la paz y la necesidad de una solución política al conflicto social y armado, entre otras tantas acciones en busca de la paz en su territorio.

Así mismo, recuerdan su anhelo por la constitución de la ZRCC (Zona de Reserva Campesina en el Catatumbo), este líder campesino que creía en esta figura territorial como una forma que ayudara con el desarrollo rural y los problemas que afectan al campesinado en esta región, a través del impulso y fortalecimiento de la economía campesina afectada por el modelo agroindustrial como la palma de aceite y el abandono estatal.

La militarización es la única acción llevada por el presidente Iván Duque, pero la realidad es que esta no ha generado ninguna incidencia en la seguridad para el Catatumbo, pues es necesario acciones concretas que garanticen el ejercicio de los y las defensoras de derechos humanos, líderes campesinos y de Juntas de acción comunal que trabajan por sus comunidades y la defensa de su territorio.

Frente a este hecho la Asociación Campesina del Catatumbo- ASCAMCAT a través de un comunicado en donde denunció el asesinato José Antonio Navas, recordó que “el pasado viernes 23 de noviembre en el municipio de Ocaña en la Audiencia Pública de la Comisión de Paz del Senado de la Republica y Cámara de Representantes denunciamos los asesinatos, amenazas y atentados en contra de la vida de dirigentes de ASCAMCAT. Pero, a pesar de estas denuncias en este escenarios y otros, además de los anuncios del Gobierno Nacional de medidas de protección para los líderes sociales y defensores de derechos humanos, no son suficientes ¡Nos están matando!”.

Además, se recordó que “en la actualidad 10 líderes de ASCAMCAT se encuentran amenazados, este año dos de nuestros dirigentes fueron víctimas de atentados contra su vida, aunque se han hecho las respectivas denuncias aún no se tienen respuestas por parte de los entes competentes. Por ello, responsabilizamos al Gobierno Nacional por la integridad física de estos compañeros”.

Así mismo, exigieron al “Gobierno Nacional y a los entes competentes esclarecer los hechos y tomar medidas que permitan proteger la vida de los y las defensoras de Derechos Humanos en la región del Catatumbo”.