Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Lo que arrojó el tercer pleno directivo de la FARC
Guillermo Andrés Pérez / Lunes 31 de diciembre de 2018
 
Foto: FARC

Del 14 al 16 de diciembre se realizó el tercer Pleno Nacional de los Comunes, arrojando orientaciones para el 2019 que valen la pena ser analizadas a la luz del momento histórico.

Contexto

El pasado fin de semana se reunió la máxima instancia directiva del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común - FARC para hacer un balance de la implementación del Acuerdo Final de Paz, así como de los alcances de sus labores políticas durante el 2018 y las proyecciones para el año 2019. Aunque pareciera un evento corriente en la vida orgánica de un partido, este Pleno Nacional de los Comunes arrojó orientaciones que valen la pena ser analizadas a la luz del momento histórico. Más aún si tomamos en cuenta que esta colectividad se encuentra en un proceso de fortalecimiento orgánico tras haber abandonado la lucha militar y haber centrado sus esfuerzos en el trabajo político sin armas.

El contexto en el que se realizó el Pleno Nacional de los Comunes no fue el más favorable para el partido FARC ni para el proceso de implementación. En el tiempo transcurrido desde la firma del Acuerdo final de Paz hasta la primera semana de diciembre han sido asesinados 89 exguerrilleros, no se ha definido la situación de 1.111 excombatientes reconocidos como integrantes de las FARC-EP y todavía continúan recluidos 412 exguerrilleros y exguerrilleras en las cárceles del país. A lo anterior se suma el bajísimo porcentaje de lo implementado en materia de reincorporación económica y comunitaria y que menos del 49% de lo acordado en materia de género se ha implementado [1]. En pocas palabras, el proceso de implementación anda a media máquina, por causa del incumplimiento del Estado.

Ideología de los Comunes

En su declaración política [2], la FARC insiste en la necesidad de luchar por la implementación integral de lo acordado con el Estado colombiano. Lo interesante de esta reivindicación es que parte de la premisa de que la colectividad debe seguir cumpliendo lo que le corresponde dentro de lo pactado, independientemente de los incumplimientos del gobierno. Así la FARC apropia la responsabilidad histórica de implementar lo acordado, aunando esfuerzos para que el Estado haga lo que le corresponde. Esta determinación partidista ha convertido a la FARC en un actor protagónico en el diseño de las políticas de construcción de paz. Este lugar, ganado a pulso por la FARC, le ha posicionado no sólo como interlocutor legítimo ante el Estado sino como un agente incidente en las acciones misionales de varias de las entidades estatales comprometidas en llevar a buen puerto el Acuerdo de Paz.

El interés por parte de la FARC en ganarse un lugar destacado en el proceso de verificación de la implementación (particularmente en los comités técnicos de la CSIVI, el PNIS, el CNR, la SAAD, entre otros) no sólo se debe a la disputa por el cumplimiento integral de lo pactado, sino un acto de coherencia con sus horizontes políticos de transformación del Estado colombiano. Este posicionamiento ético-político podría tomarse como evidencia de que la colectividad fariana no ha abandonado la tradición marxista-leninista sobre el Estado, sino que la ha enriquecido con aprendizajes propios y de los procesos revolucionarios de pueblos hermanos. Por ejemplo, es evidente la continuidad de la concepción del Estado como un aparato de dominación de las élites, al servicio de la derecha internacional, que en época de movilización social y popular acude a la represión para detener las acciones colectivas emanadas de distintos sectores políticos.

También se evidencia un eco del argumento leninista según el cual el Estado es una construcción social histórica en la que se institucionaliza las relaciones de poder político en la sociedad contemporánea. De allí que se abra el debate interno sobre la posibilidad de transformar al establecimiento desde adentro (en los lugares de verificación de lo implementado y en el ejercicio parlamentario) y desde afuera por medio de la movilización y la protesta social. Esta apuesta nos recuerda las reflexiones que sobre el proceso boliviano ha divulgado García Linera [3], quien resalta dos elementos fundamentales de la acción política colectiva y popular: 1) el Estado es un campo en disputa al cual se debe integrar, reformar y revolucionar en tanto que éste debe llegar a ser la institucionalización del poder político plebeyo. 2) el Estado no es una entidad cerrada y monolítica, por el contrario es susceptible de ser transformado bajo la influencia de las organizaciones política populares. Consecuentemente, la FARC termina por ser un partido revolucionario con insumos ideológicos de distintas tradiciones.

Proyecciones 2019 y convergencias

Las proyecciones emanadas del III Consejo Nacional de lo Comunes para el 2019 versan sobre la convergencia con sectores de izquierda, no sólo para las urnas, sino para la agenda de movilización social y popular. Algunas de las tensiones claves que orientarán la acción política colectiva el próximo año harán frente a los actos legislativo que hoy cursan en el congreso de la República - particularmente la Reforma política y la Reforma tributaria. Así, la habilidad que tenga FARC para articularse a las luchas populares podría otorgarle réditos electorales, así como la posibilidad de construir alianzas en lo local que favorezcan su imagen ante la opinión pública.

[2Consúltese la Declaración del III Consejo Nacional de los Comunes en https://www.farc-ep.co/comunicado/iii-consejo-nacional-de-los-comunes-declaracion-politica.html

[3Tomado de: García Linera, Álvaro. (2002). “El ocaso de un ciclo estatal”. En Raquel Gutiérrez Aguilar, Álvaro
García Linera, Raúl Prada y Luis Tapia (Eds), Democratizaciones plebeyas. La Paz:
Comuna y Muela del Diablo.
García Linera, Álvaro. (2009). La potencia plebeya: acción colectiva e identidades indígenas
obreras y populares en Bolivia. Bogotá: Siglo del Hombre Editores.
García Linera, Álvaro. (2015). Entrevista realizada por el programa Diálogos por la
Emancipación, con la presentación de Ricardo Forster, Secretario de Coordinación
Estratégica para el Pensamiento Nacional – Argentina en la ciudad de La Paz, Bolivia.
Recuperada el 19 de noviembre de 2016 en
https://www.youtube.com/watch?v=UUgbOoupxfU