Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño
:: Antioquia, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Hombres armados encañonan y roban información en el teléfono móvil del líder campesino
Cahucopana / Sábado 23 de febrero de 2019
 

Carlos Morales es un líder destacado que como defensor ha intervenido frente a todos los actores armados legales e ilegales en defensa de la vida y para la permanencia en el territorio de los habitantes del nordeste antioqueño. Esto conllevó a una fuerte persecución, estigmatización, amenazas y judicialización que lo mantuvieron injustamente privado de la libertad durante 8 meses, posteriormente fue liberado y con el paso del tiempo se pudo demostrar su inocencia.

Aunque Cahucopana se ha caracterizado por insistir a las instituciones que es necesario pensarse las medidas de protección colectivas y diferenciadas, sin otra alternativa, Carlos cuenta con un esquema de la Unidad Nacional de Protección, que consta de un carro blindado y dos escoltas producto del estudio de riesgo, que ha implicado otros costos adicionales para la Corporación y el líder.

***

Carlos, desde el pasado domingo 17 de febrero, se encuentra sin camioneta debido a daños que presentaba. A la fecha la Unidad no ha facilitado automóvil para garantizar su seguridad y movilidad.

Al no encontrarse el esquema de seguridad decidió ir sin escoltas a recoger a su esposa al lugar donde ella estudia, esta es una actividad rutinaria, resolvió ir sin ellos debido a que por sus limitaciones económicas no le alcanzaba para pagar el transporte de todos.

El día 21 de febrero, a las 5:25 p.m., en el barrio La Floresta (Barrancabermeja), mientras el dirigente campesino esperaba a su esposa, dos hombres que se movilizaban en una moto, la cual tenía las placas tapadas, lo interceptaron y lo amenazaron con un arma de fuego, posteriormente procedieron a hurtar su teléfono móvil.

Frente a esto reiteramos que el Estado tiene el deber de garantizar la seguridad integral de los líderes sociales amenazados y con altos niveles de riesgo.

Es preocupante que durante cinco días Carlos tenga que dejar de ejercer su labor y detenga hasta su vida familiar debido a la negligencia de la Unidad Nacional de Protección.

En esta ocasión afortunadamente no ocurrió nada en contra de la integridad de Carlos, sin embargo la información contenida en el móvil era confidencial y de suma importancia, aparte de tener sus contactos, grupos de trabajo y su correo electrónico, también tenía información de la Corporación y denuncias e informes de la situación actual en la región del nordeste antioqueño.

Si bien en esta hecho solo resultó en hurto, cómo organización creemos que es una alerta teniendo en cuenta que en otros casos, como el de José Yimer Cartagena, (vicepresidente de ASODECAS, asesinado en Córdoba) se demostró que su asesinato, por más que parecía que fue por un hurto, tuvo como móvil el hecho de ser líder social en su territorio.