Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

La AngloGold Ashanti Mines violó la ley colombiana al iniciar la exploración en la mina La Colosa, en Cajamarca, Tolima
 

La AngloGold Ashanti, AGA, violó la ley colombiana al iniciar la exploración en la mina La Colosa, en Cajamarca, Tolima, en parte de la Reserva Forestal Central, denunció ayer en la Comisión Quinta el senador Jorge Enrique Robledo durante el debate a los ministros de Minas, Ambiente y Protección Social. Además, las autorizaciones ambientales otorgadas por el gobierno se expidieron en medio de la ilegalidad y a una empresa que está siendo investigada, como lo han hecho ver Cortolima, la Procuraduría General y la Procuraduría Agraria del Tolima.

Avergüenza lo que ha hecho el gobierno en el caso de AGA, dijo Robledo, y citó al Procurador Judicial Ambiental, Diego Alvarado, quien emplaza al Ministerio de Ambiente: “Ahora AGA solicita la sustracción del área, que de concederse equivale a legalizar el no acatamiento de la ley y premiar a una compañía extranjera que flagrantemente violó, entre otros, el artículo 210 del Código de Recursos Naturales de Colombia”. Con la sustracción del área avalada por el Ministerio de Ambiente se viola el Plan de Ordenamiento de la Cuenca Hidrográfica Mayor del Río Coello, Pomca, que prohíbe labores de minería, como también el EOT de Cajamarca.

“No me opongo a que haya capital extranjero ni gran minería”, aclaró el senador del Polo Democrático, siempre y cuando traiga consigo beneficios positivos al desarrollo nacional. Por ello cada proyecto debe analizarse comparando costos y beneficios. Robledo denunció cómo la gran minería del oro le paga a Colombia una regalía irrisoria de 4 por ciento, que con las numerosas exenciones tributarias queda reducida prácticamente a cero. De aprobarse La Colosa, las regalías que entregará en los quince años de explotación ascienden a poco más de 400 millones de dólares, cuando el solo distrito arrocero de Usocoello, uno de los más amenazados por la mina, produce en un solo año 105 millones de dólares.

El desastre ambiental y social será mayúsculo, dijo Robledo y preguntó: no habiendo normas que obliguen a responder a AGA con todo su patrimonio, ¿quién compensa los perjuicios si se acaban los distritos de riego y se va a pique la agricultura de la que viven hoy las poblaciones aledañas? Y citó a Carl Brechtel, director del estudio de La Colosa realizado por Pax Christi. Según él, la AngloGold requiere 1 m3 de agua por cada tonelada de material, lo que demandará un total de hasta 23 billones de m3 y puede dejar sin el recurso a los que lo usan aguas abajo. A todo lo anterior se suma que se trata de una zona con fuertes pendientes y alto grado de riesgo sísmico, por la cercanía del volcán Machín.

Robledo concluyó pidiendo que en este caso se aplique el principio constitucional de precaución por existir peligro de daño grave e irreversible.