Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Ciudadanos se manifiestan por aumento de homicidios en Colombia durante Asamblea OEA
/ Sábado 29 de junio de 2019
 

Con un performance en el espacio público al ingreso de Plaza Mayor, los jóvenes expresaron su rechazo ante la crisis humanitaria que vive Colombia por cuenta de los homicidios y exigen acciones efectivas de protección a la vida del gobierno local y nacional. En el día de cierre de la Asamblea de la OEA en Medellín, los ciudadanos manifestaron su preocupación ante la comunidad internacional por el constante y creciente asesinato de jóvenes en Medellín (van 338 homicidios en 2019), líderes sociales (son 615 desde la firma del Acuerdo de Paz), y ex combatientes de la antigua guerrilla de las Farc que dejaron las armas (van 138 desde la firma del Acuerdo).

Sábanas blancas cubren los cuerpos tendidos en el piso al ingreso del recinto de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se desarrolla en Medellín esta semana. Bajo las telas, ciudadanos indignados y preocupados por el aumento de homicidios quieren llamar la atención de las delegaciones internacionales y los gobiernos locales. Sus amigos, sus hermanos, sus líderes sociales, sus amigas, sus compañeros de clase, sus colegas de trabajo, sus parejas, sus padres, han sido asesinados en los últimos días generando, además del dolor y la pérdida individual, una tragedia que involucra a toda la sociedad colombiana y sobre la cual muchos sectores aún quieren mantener los ojos cerrados.

Nos están matando la mejor generación en Medellín

En Medellín, la tasa de homicidios va en ascenso durante la administración de Federico Gutiérrez. Este año Medellín suma 18% más de asesinatos que el año anterior, incluyendo masacres, descuartizamientos, fosas comunes, quema de cuerpos y modalidades de violencia que evidencian la degradación del conflicto urbano que, pese a avances en diversos aspectos de la ciudad, sigue vivo y mostrando los dientes llevándose, en su mayoría, a nuestros hombres jóvenes de clases populares. Hasta el 27 de junio, 338 personas habían sido asesinadas en Medellín proyectando así una tasa de homicidios de 27 por cada 100 mil habitantes, cuando la meta que trazó el Alcalde Federico Gutiérrez en el Plan de Desarrollo es del 16.

Nos están matando a quienes nos han salvado en Colombia

El genocidio a líderes sociales y defensores de derechos humanos sigue escandalizando al mundo, pero poco a las autoridades locales, cuyos múltiples planes y respuestas inmediatas fracasan pues no solo siguen matando mujeres y hombres que ejercen liderazgo en las zonas más difíciles del país, sino que las amenazas, ataques y estigmatización crecen a la par. Según Indepaz, desde la firma del Acuerdo de Paz entre gobierno y Farc en diciembre de 2016, han sido asesinados 615 líderes sociales.

Ciudadanos se manifiestan por aumento de homicidios en Colombia durante Asamblea OEA

Todos tenían en sus agendas el respaldo al Acuerdo de Paz abiertamente atacado por el actual gobierno del presidente Iván Duque, además de la reclamación de tierras, la defensa del medio ambiente, la oposición a proyectos extractivos, y el apoyo a la sustitución de cultivos ilícitos como la hoja de coca.

Nos están matando a quienes cambiaron fusiles por palabras

Para quienes cumplieron con su parte del tratado de paz más aplaudido en los últimos años en el mundo, la muerte también se volvió pan de cada día. Desde la firma del Acuerdo, 138 ex combatientes han sido asesinados, generando indignación por la crueldad que en ocasiones han tomado, como el caso de Dimar Torres, que tanto rechazo generó en el país. Dimar fue asesinado por el Ejército en momentos en que el New York Times escandalizó al país, revelando que la política que llevó a las ejecuciones extrajudiciales podría regresar.

Es de recordar que en Colombia los homicidios se incrementaron 38% respecto a 2017 —pasando de 933 a 1.283 muertes violentas— y la tasa por cada cien mil habitantes aumentó 16 puntos porcentuales, mientras que a nivel nacional el alza fue del 5% según cifras de la FIP (Fundación Ideas para la Paz); todo ello en contraste con la tasa de homicidios más baja registrada en el país tras la firma del Acuerdo de Paz que puso fin a una confrontación armada de más de 50 años, y cuyos desafíos tienen hoy en jaque a las estructuras criminales que se benefician de la cocaína generando en parte la violencia de Medellín y la tragedia humanitaria que vive hoy Colombia.

Esta acción simbólica cargada de dolor, preocupación y a la vez de esperanza y dignidad de una generación que se resiste a aceptar el homicidio como algo normal o un destino de Colombia, también quiere llamar la atención de la sociedad en general: Medellín y el país tienen que hacer un alto en el camino desde una postura ética para condenar que nos sigamos matando entre hermanos y hermanas.

Colectivos y activistas de Medellín y Colombia / NO MATARÁS
Aquinoticias, El Derecho a No Obedecer
Concervezatorio
Paz A La Calle
Revista Generación Paz