Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

En Tibú se realizó la segunda Asamblea de Cultivadores y Recolectores de hoja de Coca del Catatumbo
Yésica Ibarra / Martes 20 de agosto de 2019
 

Los días 26 y 27 de julio se llevó a cabo la Segunda Asamblea de Cultivadores y Recolectores de hoja de Coca del Catatumbo en la vereda Campo Raya Parte Baja Km 25 del municipio de Tibú en Norte de Santander. Allí asistieron más de mil campesinos y campesinas de Convención, Tibú, Zulia, Cúcuta, Sardinata y Teorama organizados en las coordinadoras municipales de la COCCAM y la Asociación Campesina del Catatumbo – ASCAMCAT.

LA jornada contó con la presencia de delegados y delegadas de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina-ANZORC, Christian aid Colombia, Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez-CCALCP, Asociación Campesina Del Valle del Río Cimitarra – Red Agroecológica Nacional, ACVC – RAN, Centro de Estudios para la Paz—Cespaz, International for Peace-IAP, el Instituto para la Paz, la Senadora de la República Sandra Ramírez y el Representante a la Cámara Jairo Cala del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común- FARC, quienes escucharon y compartieron reflexiones en torno a los retos de la sustitución de cultivos frente a las amenazas de la erradicación forzada en el Catatumbo.

Wilder Mora Coordinador de COCCAM Norte de Santander, habló del objetivo de la actividad, “durante el primer día de la asamblea se contó con la participación de mil personas, donde se llevó a cabo la solicitación del Programa Nacional de Sustitución- PNIS y los incumplimientos del Gobierno.

En un comunicado la Coordinadora de Coca, Marihuana y Amapola- COCCAM emitió un comunicado en el que destaco que “las comunidades campesinas del Catatumbo hemos cumplido los compromisos asumidos en el marco del PNIS, como lo ha verificado la UNODC en su labor de seguimiento y monitoreo. Sin embargo, la respuesta del Estado frente a nuestro compromiso ha sido el incumplimiento permanente de sus obligaciones, lo que no sólo pone en riesgo la subsistencia de las más de 3000 familias campesinas vinculadas sino también la vida e integridad de los líderes sociales que han impulsado el PNIS en la región”.

Agregan que “para avanzar en un proceso de sustitución exitoso y sostenible en el Catatumbo es necesario que el Gobierno Nacional se comprometa con la implementación de la Reforma Rural Integral en nuestro territorio, es decir que se asegure el acceso a la tierra, el apoyo a la economía campesina y sus formas de comercialización, la garantía de derechos para todas las comunidades rurales. Así está planteado en el Acuerdo de Paz, que reconoce al PNIS como un Capítulo Especial de la Reforma Rural Integral”.

Los campesinos cultivadores y cultivadores hicieron un llamado una vez más al Gobierno Nacional a no seguir reduciendo la sustitución a la entrega de 36 millones de pesos en el marco del Plan de Atención Inmediata – PAI. El PNIS debe ser implementado como una estrategia integral que, además articularse con la Reforma Rural Integral, debe asegurar el tratamiento penal diferencial de cultivadores y cultivadoras, un protocolo de seguridad para las familias vinculadas al PNIS y la implementación de los Planes Municipales de Sustitución y Desarrollo Alternativo – PISDA.

Además, le recordaron que la “sustitución concertada de cultivos, enmarcada en un proceso de transformación estructural del campo colombiano, no sólo representa la alternativa más efectiva que puede implementar el Gobierno Nacional sino también la más barata. Según datos informados por la propia Presidencia de la República en octubre de 2018, mientras la sustitución voluntaria de una hectárea de coca tiene un costo aproximado de 40 millones pesos por familia, se ha calculado que la aspersión aérea con glifosato de esa misma hectárea alcanza los 72 millones de pesos”

Según el comunicado de la segunda Asamblea “la fumigación con glifosato de los cultivos de coca en el Catatumbo no sólo generaría afectaciones a la naturaleza, la salud y la vida de las comunidades campesinas e indígenas que habitamos este territorio, sino que además resultaría más costosa que cumplir con la implementación de lo definido en el marco del Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET, como instrumento que aterriza la Reforma Rural Integral y demás planes del Acuerdo de Paz en nuestra región”.

Así mismo, en el comunicado anuncia que los campesinos cultivadores y cultivadoras desarrollaron una ruta de trabajo entorno a la movilización social, la incidencia política, la protección y autoprotección de nuestras comunidades. Entre las acciones acordadas se desarrollarán asambleas cocaleras municipales, la reactivación del Comando de Paro, el ejercicio pleno ante cualquier agresión de los asentamientos campesinos y demás acciones de movilización, la realización de un Encuentro Regional de Guardia Campesina, y en general el fortalecimiento de demás estrategias de protección y autoprotección.