Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Partido FARC en Venezuela respalda el acuerdo de paz
 

La militancia del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) que hace vida en la República Bolivariana de Venezuela, organizada en el Consejo Político Local de las y los Comunes en Venezuela, manifiesta ante la dirigencia políticas e institucionales venezolanas, organizaciones y movimientos sociales, colectivos, partidos políticos de la Revolución Bolivariana, personalidades, amigas y amigos históricos de nuestra organización y pueblo bolivariano, en general, lo siguiente.

Ratificamos nuestra decisión de mantenernos leales a la defensa del Acuerdo de Paz, firmado en La Habana, Cuba; entre quienes, para entonces, conformábamos las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno de Colombia; porque aún siguen vigentes las razones que llevaron a decidir convertirnos en un partido político legal y a concertar un proceso de transformaciones económicas, políticas y sociales, con el Estado. Sobre todo, siguen vigentes las grandes expectativas y esperanzas de nuestro pueblo colombiano que, víctima de las terribles consecuencias del conflicto armado sufrido por más de medio siglo, sueña con una Nueva Colombia donde el ejercicio de la política no implique la violencia, la persecución, la cárcel, la tortura, la desaparición, ni la muerte; así como sueña con un país que pueda transformarse con su participación directa, abierta y protagónica, en los distintos espacios donde vive, estudia, trabaja y lucha; participación a la que tiene derecho como gran mayoría nacional, y que nunca será posible en un escenario de guerra, como la historia de nuestro conflicto lo demuestra.

Llamamos a todas las fuerzas políticas y organizaciones del poder popular, en nuestra Patria Grande, especialmente en nuestras naciones hermanas, Venezuela y Colombia, a respaldar con más empeño que nunca la Implementación del Acuerdo de Paz; pues, abandonarnos como pueblo en esta lucha por finalizar con la guerra fratricida que hemos vivido; permitir que la gran esperanza de una Paz Estable y Duradera en Colombia fracase, sólo le servirá a la oligarquía neogranadina, a la burguesía guerrerista que se lucra con las muertes de nuestros pueblos; y al imperialismo yankee que, ahora mismo, debe estar frotándose las manos con las posibilidades de mayores niveles de intervención que el reavivamiento del conflicto armado en Colombia le permitirá en el continente. Es menester recordar que, como muchas veces, el Comandante Hugo Chávez Frías, artífice principal del Acuerdo de Paz, lo afirmó: la Paz de Colombia es la Paz de Venezuela.
Agradecemos al Gobierno Bolivariano de Venezuela, encabezado por el presidente Nicolás Maduro Moros, su manifiesta intención de encontrar caminos para salvaguarda
al Acuerdo de Paz y evitar que se desate, nuevamente, la guerra fratricida en nuestra sufrida, pero, esperanzada, Colombia.

Desde el Consejo Político Local de las y los Comunes en Venezuela, del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), expresamos nuestra plena consciencia de que la lucha política abierta y legal, y la defensa del Acuerdo de Paz, implica grandes riesgos y múltiples caminos enrevesados; desconciertos, incertidumbres y dolores; pero, como dijo Argimiro Gabaldón: “El camino es duro, pero es el camino”. Por eso, no se nos ocurre caminar en reverso. Muy a pesar de que el Gobierno de Duque y la maquinaria santanderista que detenta el poder en Colombia, en alianza con el Gobierno estadounidense y las grandes corporaciones transnacionales, saqueadoras de nuestros recursos naturales y auspiciadoras de la guerra, se oponen a la Implementación del Acuerdo de Paz, asesinando a lideresas y líderes sociales; así como negándose a cumplir, desde el Estado, lo que el Acuerdo les demanda, en materia de derechos y garantías sociales, políticas y económicas. El Acuerdo de Paz fue arrancado en franca lucha al enemigo guerrerista, y en franca lucha debe defenderse, tal como lo está haciendo, desde diversas expresiones de organización popular, el valiente pueblo colombiano, alcanzando grandes triunfos que no se deben ocultar, ni menospreciar; entre estos: la existencia de una Bancada Parlamentaria por la Paz, el renacer de grandes movilizaciones populares, especialmente, contra el extractivismo, la defensa de los derechos comunes y de la vida; la masiva votación en los pasados comicios presidenciales por la opción de cambio que una convergencia nacional nucleó, a través de la candidatura de Gustavo Petro; la actual movilización e inscripción de candidaturas de los partidos de izquierda para las elecciones locales, prontas a realizarse; y la defensa de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), cuya más reciente victoria fue la libertad de Jesús Santrich y la obligación del Estado de devolverle su curul como congresista.

Además de todo lo anterior, nos moviliza en defensa del Acuerdo de Paz el ejemplo de muchos otros pueblos de Nuestra América y del mundo que atravesaron conflictos armados y alcanzaron Acuerdos de Paz; quienes, con su valentía y perseverancia, lograron cerrar el capítulo de sus guerras internas y nos mostraron que es posible continuar la lucha revolucionaria desde la política sin armas. Sabemos que en ellas y ellos, también, se inspiró el Comandante Hugo Chávez Frías para lanzarse en la utopía de la lucha política amplia, y abanderar la Revolución Bolivariana que, hoy, asediada y atacada por el imperialismo estadounidense, resiste y nos inspira. También, las y los colombianos tenemos derecho a luchar por una revolución, sin el empleo de las armas.

Desde el Consejo Político Local de las y los Comunes en Venezuela del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), ratificamos nuestra decisión de acompañar al pueblo colombiano y venezolano en las grandes jornadas de lucha social y política que se vislumbran en el horizonte; y que, más temprano que tarde, alcanzarán el sueño de una Patria Grande Socialista.