Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Religiosos desmienten que "monja uribista" hace parte de su comunidad y llaman a apoyar la paz
Comunidad de Religiosos de Colombia / Viernes 11 de octubre de 2019
 

La Conferencia de Religiosos de Colombia y la congregación de Carmelitas Misioneras, se permiten informar:

Que la congregación de Carmelitas Misioneras es una comunidad fundada en España en 1860 y está presente en Colombia desde 1925; cuenta, en la provincia colombiana, con 175 miembros, quienes desarrollan su actividad misionera en Colombia, Ecuador, México y Brasil.

Que, como todas las congregaciones aprobadas por la Iglesia católica, las Carmelitas Misioneras hacen parte de la Conferencia de Religiosos de Colombia.

Que las Carmelitas Misioneras, y demás religiosos y religiosas del país, fieles a las orientaciones de la Iglesia y de las congregaciones, participan de la vida política del país, ejerciendo sus derechos y deberes ciudadanos con responsabilidad, conscientes de su obligación, como cristianas y consagradas, de favorecer la paz y la reconciliación, evitando partidismos y actitudes que provoquen el enfrentamiento entre hermanos, hijos de una misma patria.

Que, como vida consagrada del país, rechazamos la violencia de palabra o de obra, e invitamos a todos nuestros hermanos colombianos a buscar caminos de diálogo y encuentro que permitan la construcción de la paz y la justicia.

Que la congregación de "misioneras carmelitas" mencionada en el día de ayer en diversos medios de comunicación, no aparece registrada en la Conferencia de Religiosos y, por lo tanto, la Conferencia no está en capacidad de confirmar su existencia real.

Que la persona identificada durante estos días en los medios de comunicación, como religiosa "misionera carmelita", no es miembro de la congregación de Carmelitas Misioneras y nunca lo ha sido.

En virtud de los enunciados anteriores, como Conferencia de Religiosos de Colombia y como congregación de Carmelitas Misioneras, solicitamos, muy comedidamente, a los diversos medios de comunicación, se sirvan rectificar la información ofrecida en diversos horarios, sobre la verdadera identidad de esta persona.