Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

En Ecuador los medios alternativos rompieron el cerco mediático
Revista Crisis / Jueves 17 de octubre de 2019
 

Los medios de comunicación alternativos cumplieron un rol fundamental para romper el cerco mediático que impuso el Gobierno y los medios tradicionales durante el Paro Nacional. Dado que, la cobertura realizada fue siempre desde el lugar de los hechos, “chupando gas”, aguantando el sol, el frío y la lluvia. En más de una ocasión, fueron “correteados” por la Policía Nacional y las FFAA, en algunos casos hasta sufrieron impactos por algún objeto “contundente” disparado o lanzando, pese a ello, la cobertura no paró. Luego de 11 intensos días se declaró el fin del Paro Nacional, o al menos con la intensidad vivida; no obstante, la labor desinteresada que se desplegó adquirió un sentido vivencial y educativo que debe ser transmitido.

Tras lo sucedido, gran parte de la opinión pública reconoció que los medios tradicionales, durante el Paro, cumplieron un rol clave para descolocar las movilizaciones, reduciéndolas a actos vandálicos, saqueos o confabulaciones políticas que buscan desestabilizar al país desde Venezuela, Cuba o las selvas colombianas, creyendo que no existían fisuras que ponían en duda su versión de los hechos. Y es que en esta sociedad donde las clases sociales definen una postura frente a la realidad, nadie puede ponerse por encima de las situaciones históricas aparentando neutralidad.

En ese sentido, la comunicación no es neutral, los grandes medios dieron el espaldarazo a las medidas económicas plegando al discurso de la oligarquía, tomaron posición del lado de la clase que motivó el paquetazo, incumplieron con el código deontológico que todo periodista jura defender: mantener la verdad de los hechos. En otras palabras, todxs quienes estuvieron ahí tomaron posición frente al Paro Nacional, unxs del lado de lxs opresores y otro del de lxs oprimidos.

Los medios alternativos buscaron romper el cerco mediático con textos cortos, hashtags, transmisiones en vivo, videos, audios, etc. Muchas veces al calor de los hechos, sobreponiendo carencias tecnológicas e incluso prácticas, mediante un proceso de aprendizaje colectivo con los sectores populares.

Sudamos, sangramos, lloramos, corrimos, abrazamos, nos subimos en autos desconocidos, cocinamos y compartimos el alimento.

Ante lo expuesto, se comprendió la necesidad del casco de bicicleta, de antemano ya era conocido que el carnet de prensa no garantiza derechos; sin embargo, también existen detalles que pueden salvar la vida, como la “formalidad”, aunque desde un sentir clasista a veces ambas características se pueden identificar como “conductas burguesas”. En definitiva, fue un proceso de aprendizaje y crecimiento, que permitió comprender con mayor claridad la tremenda tarea que se espera desde hoy en adelante: militar por un periodismo de clase.

Sin duda, esta labor al igual que el Paro Nacional es satanizada y muchas veces queda reducida a actos violentos e instigación al odio, más aún cuando se presencia en primera persona el rostro descarado de un Estado violento que desconoció los derechos humanos. No obstante, se cumplió con el trabajo que la sociedad había encomendado a los medios tradicionales, cuyo vacío ha sido llenado con esfuerzo y convicción. Esa verdad, ni las leyes, ni las instituciones del Estado, la pueden poner en duda. En definitiva los medios alternativos rompieron el cerco mediático.