Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

El afroparamilitarismo, ¡presente, presente, presente!
Aiden Salgado Cassiani / Jueves 3 de septiembre de 2009
 

Con la detención el domingo 30 de agosto del congresista Édgar Ulises Torres, y el martes 1 de septiembre de Odín Sánchez, son más de 60 los parlamentarios que apoyaron y aprobaron la primera reelección del presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez que están implicados con la parapolítica. De los 60 hay detenidos más de 32. Con esto queda visible que este es un presidente con votos espurios, que logró la aprobación de la primera reelección comprando conciencias y votos en el Congreso, y obligando, mediante la presión de los grupos paramilitares, al pueblo a votar a su favor. En la actualidad se repite la novela. pero esta vez es más claro el descaro de este gobierno para que le aprobaran su segunda reelección. Ya que el Congreso de bolsillo se la acaba de aprobar, esperemos que el constituyente primario sí logre parar esta iniciativa para el bien de todos los colombianos y de la región en general.

Lo sorprendente, y a la vez diferente, de la detención de los congresistas arriba mencionados es que éstos pertenecen a la mal llamada “bancada afro” que a diario ha estado a espaldas del pueblo. Los señores Torres y Sánchez son los mismos personajes que en otrora deambularon por el Congreso de los Estados Unidos acompañados de unos incautos seudolíderes afros tratando de convencer a los afronorteamericanos para que le dieran un voto de confianza al Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos, porque según ellos este tratado traería beneficios para las poblaciones afro; estos congresistas hoy están detenidos por sus vínculos con el paramilitar Freddy Rendón Herrera, alias “El Alemán”, del Bloque Élmer Cárdenas, que operó en las regiones del Urabá y Chocó.

La detención de estos congresistas no sólo debe afectarlos como individuos, debe tener incidencia en sus círculos viciosos más cercanos. Sabemos de la maquinaria de votos, dinero, cargos y burocracia que mueven en uno de los departamentos más corruptos y pobres del país. El gobernador de Chocó es hermano de Sánchez, lo que refleja el gamonalismo electoral hoy constituido en la región. Con esta decisión judicial, el pueblo chocoano y afrocolombiano en general debe abrir los ojos y darle la espalda a esta gente con el fin de acabar con esa tradición corrupta y usurera de hacer política, debe decirle no a estos afroparapolíticos; ya basta de tantos engaños y tracalería al pueblo. Para sus súbditos más cercanos el rechazo generalizado. Preguntémonos cuántas personas inocentes, afrocolombianas o no, fueron asesinadas, desaparecidas y desplazadas en la región por el “Élmer Cárdenas” y el paramilitarismo en general. Ahora resulta que estos seudorepresentantes afros tenían acuerdo con ellos. ¿Cuántos asesinados, desaparecidos y desplazados afros se encuentran detrás de los votos que llevaron a estos señores al Congreso?

Hoy es necesario que todo el pueblo afrocolombiano, principalmente el afectado por estos grupos al margen de la ley, levante su voz de rechazo en contra de estos gamonales. No podemos quedarnos callados cuando sabemos del daño que sus amigos paramilitares le causaron a nuestra gente.

A nivel internacional éste es un argumento más para que el pueblo afronorteamericano se dé cuenta qué hay detrás del TLC y de los acuerdo de Uribe Vélez con la falaz dirigencia afrocolombiana. Hoy es pertinente poner a circular la noticia para desenmascararlos y eso nos toca a quienes estamos claros frente a las políticas de Uribe Vélez, con el fin de conseguir más rechazo y negativa a un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

En otro ámbito es pertinente mirar la relación de los detenidos por la parapolítica con las siete bases militares yanquis en nuestro territorio, ya que a los militares, mercenarios o contratistas norteamericanos, hoy por su inmunidad les queda fácil realizar el trabajo sucio que realizaban los paramilitares, siendo su primera prueba de fuego la presión que van a ejercer en la población para que apoye el referendo tramposo reeleccionista de Uribe Vélez.

Termino diciendo: con la detención de los gamonales del Chocó, al pueblo le toca abrir los ojos y comprender por qué no se capturaba a los paramilitares que asesinaban, desaparecían y desplazaban a la población; por qué no se captura a nadie por los hechos de corrupción comprobados en la región; deben comprender por qué el parauribismo era el más votado en regiones donde menos el gobierno invierte recursos; por qué el silencio de la dirigencia política ante los males que aquejan esta región. Pueblo afro, revive tu cimarronismo. Basta de engaño, de corrupción, de desplazamiento, de asesinato, de discriminación. Es la hora de darle la espalda a los parapolíticos y sus cipayos regionales, es hora de un cimarronismo palenquero por la dignidad del pueblo.

Desde el palenque un cimarrón todavía