Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Militares hondureños desalojan a la fuerza a campesinos del Instituto Nacional Agrario, 55 campesinos están detenidos
Alba TV / Miércoles 30 de septiembre de 2009
 

Efectivos de la Policía y de las Fuerzas Armadas de Honduras desalojaron este miércoles a 57 campesinos que ocupaban la sede del Instituto Nacional Agrario en Tegucigalpa desde el día 28 de junio, cuando el presidente electo Manuel Zelaya fue derrocado por un golpe de estado.

El gobierno de facto liderado por Roberto Micheletti justificó la acción como parte del estado de excepción decretado el domingo, medida que restringe las libertades civiles y legales de los hondureños.

"Fueron desalojados 57. Esta acción es parte de lo que es el decreto, desalojar las instituciones tomadas. Esto es la primera, estamos viendo si hay más instituciones tomadas", dijo a periodistas el policía Orlando Cerrato, a las afueras del instituto.

En la acción militar los campesinos no presentaron resistencia. Nadie resultó herido. Entre las 55 personas que fueron detenidas están seis mujeres y dos jóvenes menores de edad: Luis Alberto Alvarado, de 15 años, y Gilberto Soto Hernández, de 17 años. La acción viola la legislación internacional de protección de niños y adolescentes.

El dirigente de la Vía Campesina, Rafael Alegría, uno de los coordinadores del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, dijo en las afueras del INA que en Honduras "se ha instalado una dictadura, puede pasar cualquier cosa", señaló Alegría a periodistas.

El dirigente campesino resaltó que es derecho legítimo de los agricultores defender la institución, creada para impulsar la reforma agraria en el país.

"Ahora los llevan presos. En este momento cualquier cosa puede suceder, es un régimen dictatorial", afirmó Alegría.

Los agricultores ocuparon la sede del INA inmediatamente después del golpe de estado con la intención de proteger la documentación agraria referente a la inspección de tierras ociosas que serían entregadas con fines de reforma agraria.

Los campesinos también argumentaban temer que el régimen de facto desapareciera los títulos de propiedad que les fueron otorgados durante el gobierno Zelaya, razón por la cual decidieron tomar la sede de la institución pública.

El desalojo tuvo inicio a las 5h30 de este miércoles. Desde el domingo había rumores de que los militares podrían invadir el edificio que se transformó en uno de los puntos centrales de la resistencia del sector agrario hondureño contra el golpe de estado.

Ilegalidad

El domingo, Micheletti firmó un decreto que limita por 45 días las libertades de movimiento, reunión y de libre expresión y autoriza detenciones sin orden de detención previa. Los únicos dos medios de comunicación a favor de la resistencia contra el golpe de estado, Radio Globo y el canal de tv Cholusat Sur, fueron cerrados y tuvieron sus transmisores secuestrados por las Fuerzas Militares.

Desde el regreso de Zelaya al país, el gobierno de facto viene incrementando las redadas, allanamiento de residencias, entre otras violaciones a los derechos humanos, en especial, en los barrios populares.

Centenas de personas están detenidas y extraoficialmente estiman un total de 17 muertes.

"Están desesperados, están aplicando un decreto que es ilegal, que no fue aprobado por el Congreso. Es un acto fascista", afirmó Rafael Alegría.

Las Fuerzas Armadas amenazaron con desalojar otras instituciones que vienen siendo ocupadas por miembros de la resistencia.

* con información de Ángel Palacios desde Tegucigalpa·