Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Exitosa jornada obrera, agraria, indígena y popular
 

Una nueva jornada histórica se ha desarrollado en el curso de los días 7 a 14 de octubre de 2009 en diversas regiones del país, marcando el derrotero para la organización de un próximo paro cívico nacional que ponga en evidencia el descontento y la inconformidad del pueblo colombiano frente al régimen y la exigencia de acciones urgentes frente a los graves problemas sociales, políticos y económicos que nos que aquejan.

Las jornadas que en varias regiones siguen presentándose dejan un balance positivo que se refleja en los siguientes hechos:

Región Centro – Oriente (Huila y Caquetá)

Más de 12 mil campesinos provenientes de los municipios del sur del Huila y la región del Pato, y de varios municipios del Caquetá y el Tolima, se movilizaron los días 13 y 14 de octubre hacia la ciudad de Neiva y el día de hoy permanecen a los alrededores de la cabecera departamental, acampando en el sector aledaño al Club del Magisterio.

Mediante la jornada masiva de movilización, los campesinos de la zona y aquellos provenientes del vecino departamento del Caquetá tuvieron que enfrentar la retención de vehículos y los frecuentes hostigamientos de la Fuerza Pública, que a través de varios operativos trató de impedir que los labriegos llegaran a la capital del departamento. La Asociación de Trabajadores Campesinos del Huila, proceso que hace parte de la Conap, ha convocado y liderado estas jornadas en la región.

Suroccidente Colombiano

Norte del Cauca:

A partir de los días 13 y 14 de octubre de 2009, las organizaciones agrarias, obreras, indígenas y populares de los municipios de Caloto, Corinto y Miranda se movilizaron a los centros urbanos, fortaleciendo su proceso de lucha con la llegada de las delegaciones de las asociaciones pro constitución de las zonas de reserva campesina. El 13 de octubre, más de 300 campesinos ocuparon la alcaldía de Caloto mediante una acción pacífica de protesta, solicitando la interlocución con el alcalde que en todo momento se negó a escuchar las exigencias de los manifestantes.

De igual forma, más de cien campesinos e indígenas de la población de Miranda ocuparon la alcaldía municipal corriendo mejor suerte: establecieron un proceso de negociación y dialogo que sigue en curso. No obstante en estas dos localidades la Fuerza Pública ha mantenido los hostigamientos contra los campesinos e indígenas que se encuentran en proceso de movilización.

En Corinto, las exigencias del sector campesino dieron como resultado el compromiso del alcalde de turno para la búsqueda de soluciones a la problemática local y la intermediación con el gobierno local y nacional. En resumen, más de 1.800 campesinos e indígenas del Norte del Cauca lograron hacer valer sus voces y lograron que los alcaldes de la zona asumieran el compromiso conjunto de crear una mesa de negociación para dar salida a los problemas económicos, políticos y sociales que aquejan a las comunidades de la zona.

Popayán:

En la ciudad de Popayán más de siete mil personas, entre campesinos, estudiantes, obreros, profesores, usuarios de servicios públicos, mototransportadores, vendedores ambulantes, indígenas y viviendistas movilizados en el marco de la convocatoria nacional realizada por la Gran Coalición Democrática, y en especial de la Coordinación de Organizaciones Agrarias y Populares de Colombia (Conap), invadieron las calles de Popayán para hacer sentir su voz de protesta en contra de las políticas lesivas a los sectores populares que adelanta el estado colombiano.

Ante la magnitud de la movilización, la represión estatal no se hizo esperar: a la altura de la calle 3 con carrera 7, en pleno centro histórico de la ciudad, a eso de las 12:30 pm, un centenar de integrantes del Comando de Policía Cauca pertenecientes al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), al Escuadrón Móvil de Carabineros (Emcar) y policías motorizados, iniciaron una brutal represión utilizando indiscriminadamente gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento, papas explosivas, ráfagas y disparos tiro a tiro de proyectil de goma sobre la humanidad de los concentrados.

A pesar de la represión, el pueblo demostró que existen condiciones objetivas y subjetivas para adelantar el segundo paro cívico nacional propuesto para el año entrante.

Nariño:

En la capital del departamento se desarrolló una masiva concentración que tuvo lugar en la Universidad de Nariño, como parte de la jornada nacional convocada por los estudiantes universitarios.

Valle del Cauca:

En la ciudad de Cali se desarrolló una jornada de movilización el viernes 10 de octubre de 2009, en la que participaron alrededor de 500 personas.

Putumayo:

Durante los días 11, 12 y 13 de octubre más de 200 personas pertenecientes a las juntas de acción comunal y el sindicato de trabajadores campesinos del cordón fronterizo del Putumayo (Sintcacfromayo), la Asociación Campesina del Suroriente del Putumayo (Acsomayo), las comunidades indígenas y afrodescendientes se hicieron presentes en la cabecera municipal del municipio de Puerto Asís para manifestar su inconformidad por la insistencia del los gobiernos frente a la exigencia de los derechos de los habitantes de la región.

Región Centro (Bogotá, Cundinamarca, Boyacá y Meta)

Acudiendo a la jornada de movilización convocada por los trabajadores estatales, la Gran Coalición Democrática y la Coordinación Nacional de Organizaciones Agrarias y Populares, más de tres mil personas (la mitad estudiantes) acudieron desde las diez de la mañana al centro de la ciudad, movilizándose masivamente hasta las dos de la tarde, en contra de la concentración de la riqueza y de la tierra, el incremento de la miseria, la exclusión, el desempleo, la pauperización del trabajador colombiano, la pérdida de garantías laborales, el terrorismo de estado, las precarias relaciones diplomáticas con los países vecinos, la intención de la junta de gobierno de Uribe por imponer a toda costa un tercer mandato, el acuerdo militar con los EEUU, los tratados de libre comercio (TLC), la agenda legislativa del régimen y la toma del Estado y los partidos por mafias del narcotráfico y paramilitares que han llevado hasta ahora a involucrar a 81 parlamentarios en el proceso de la parapolítica y a tener municipios e incluso departamentos enteros bajo el dominio militar y criminal de las mafias y a infiltrar organismos como el DAS y la Fiscalía.

Esta exitosa jornada contó con la participación de organizaciones como Sintraincoder, Cahucopana, Funtraenergética y la Federación de Estudiantes Universitarios, por parte de la Conap, organizaciones que sumándose al proceso de alianza agraria, obrera y popular en el centro del país. La jornada de movilización, que se desarrollaba en calma total, trató de ser saboteada por el Esmad a través del lanzamiento de papas explosivas y gases lacrimógenos, en el momento en el que más de mil estudiantes transitaban por la carrera 7 con calle 16.

A pesar de los hostigamientos, la movilización finalizó exitosamente y de manera pacífica, algo que desde hace varios años no se presentaba en la capital del país.

Región del Magdalena Medio:

El 12 de octubre de 2009, más de 500 campesinos y pobladores provenientes del nordeste antioqueño, el Sur de Bolívar y la ciudad de Barrancabermeja se concentraron en el sector de Puente Sogamoso para exigir la protección de los recursos naturales, el cese de la intervención de las transnacionales en la región y la defensa del territorio.

Región del Eje Cafetero:

El 12 de octubre a las cinco de la mañana, 150 familias del Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta, del municipio de Riosucio en el departamento de Caldas, tomaron la decisión de recuperar la finca San Antonio, ubicada en la jurisdicción de Paneso, del mismo municipio. Decenas de indígenas de las comunidades de Panesso, Cameguadua, Portachuelo y La Tolda emprendieron esta acción como respuesta a las negativas del alto gobierno por brindar a la comunidad una política agraria que permita a los pobladores tener una mejor calidad de vida y proteger su derecho a la tierra.

Este proceso de recuperación se mantiene hasta la fecha.

Como lo ponen de manifiesto las acciones señaladas, más de 25 mil personas han hecho parte de las jornadas de movilización agraria, obrera y popular, dando cuenta de cómo el pueblo colombiano, las organizaciones sociales y políticas ganaron una vez más las calles para el pueblo, convirtiéndose en protagonistas a corto, mediano y largo plazo en el futuro inmediato de nuestro país.