Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Intento de asesinato contra mototaxista miembro de Asorvim en Barrancabermeja
Agencia Prensa Rural / Lunes 26 de octubre de 2009
 

La Asocación Regional de Víctimas de Crímenes de Estado en el Magdalena Medio - Asorvim, denunció ayer, mediante un comunicado, el intento de asesinato contra Arley Vásquez Quiroz, miembro de esta asociación y familiar de una de las víctimas de la masacre del 16 de Mayo de 1998 en Barrancabermeja.

Los hechos ocurrieron en Barrancabermeja, Santander, el día 21 de Octubre de 2009, cuando el jóven de 27 años de edad, residente en el Barrio La Campana, se encontraba en su barrio frente a un establecimiento público llamado El Barquito, a eso de las 2:00 p.m. sentado en su motocicleta, su medio de transporte y de trabajo, pues es mototaxista, hablando con una muchacha del sector, en ese momento 2 hombres motorizadas, que portaban cascos cerrados se acercaron al jóven hasta unos 3 metros apuntándole con una pistola que afortunadamente no funcionó, mientras los sicarios intentaban cambiar el proveedor Arley reaccionó y emprendió la huida en su motocicleta , por la calle que lleva a la cárcel del circuito municipal, en un giro rumbo a la inspección de tránsito observa que los sicarios aun lo estaban siguiendo, la persecución continuó hasta llegar a la estación de policía, lugar donde se resguardó.

Asorvim denuncia que la policía no hizo nada para detener a los sicarios y que hace un mes Arley había sufrido maltratos físicos por parte de la policía, que le provocron heridas en la cara y una fractura en el brazo derecho, durante una detención policial ocurrida el pasado 21 de Septiembre, relacionada con su oficio de mototaxista.

Durante este año en la ciudad de Barrancabermeja han sido asesinadas, por sicarios, cien personas, de las cuales quince eran mototaxistas. Lo que indica que existe un plan de exterminio contra este gremio por parte de intereses económicos que usan al sicariato de los grupos paramilitares para asesinar a inermes trabajadores, contando para ello con la connivencia de los organismos policiales y de seguridad del Estado.