Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Traslado de presos agrava su drama humanitario
 

La Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, Seccional Antioquia, se pronuncia acerca de los hechos del día 6 de noviembre, en los cuales más de cien personas privadas de la libertad en el Establecimiento Penitenciario y Carcelario Bellavista del Distrito Judicial de Medellín fueron objeto de trasladado o remisión hacia otras prisiones del país.

Condenamos que hasta el día de hoy el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) no haya hecho pública la lista de las personas detenidas que fueron trasladadas hacia otros centros penitenciarios y carcelarios del país, y que haya sido por nuestros propios medios que hoy tenemos noticias del traslado de tres presos políticos, dos sin identificar y el defensor de derechos humanos Winston Gallego Pamplona, quien se encuentra privado de la libertad como consecuencia de la campaña de persecución y estigmatización que adelanta el Estado en contra de los defensores de derechos humanos.

Denunciamos que el traslado de las personas detenidas es justificado por el Inpec como un mecanismo de des-hacinamiento de las prisiones, argumento que omite que como telar de fondo se encuentran las supuestas políticas de “seguridad” que se adelantan desde el Estado, que tienen como su esencia la implementación de una política criminal en que la tipificación excesiva de las conductas como delitos hace del sistema penal y penitenciario un arma de guerra selectiva en contra de todas las personas que por una u otra razón –social o política- no son funcionales al proyecto autoritario que se profesa desde el poder central, produciéndose, entre otras consecuencias nefastas, la agudización del holocausto que en materia de derechos humanos hoy aqueja a los detenidos del país.

Insistimos en que este tipo de medidas, antes de solucionar la situación de hacinamiento de las prisiones colombianas, agrava el drama de las personas privadas de la libertad, pues en la mayoría de los casos conlleva la separación definitiva de los presos de sus familiares y amigos más cercanos.