Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Medellín: Plantón solidario con el preso político Winston Gallego
Johnatan Jesús Clavijo / Sábado 21 de noviembre de 2009
 

El jueves 19 de noviembre, frente al Palacio de Justicia de Medellín, se llevó a cabo un plantón en solidaridad con el defensor de derechos humanos e investigador de la Corporación Sumapaz Winston Gallego Pamplona, quien fue detenido hace seis meses sindicado del delito de rebelión.

Fue organizado por diversas organizaciones de derechos humanos del área metropolitana que alzaron sus voces para impugnar la estigmatización a la que se ha sometido la labor de promoción y defensa de los derechos humanos en el país.

“Esta actividad fue una reivindicación de la labor de los defensores de derechos humanos, especialmente del compañero Winston Gallego, que se encuentra detenido hace seis meses”, aseguró Natalia Muñoz, miembro de la Corporación Sumapaz y compañera de trabajo de Winston Gallego.

El evento también buscaba concientizar al público en general de la importancia de la labor de defensa de derechos humanos e informarles del caso específico de Winston Gallego, como muestra de la estigmatización que sufre esta actividad en el país.

Para Carlos Andrés Cardona, presidente de la Corporación Nueva Gente, el caso de Winston Gallego es muestra de "las sistemáticas acciones de estigmatización del movimiento de Derechos Humanos en Antioquia. Esto parece una política de estado, donde todo aquel que piense, opine y actúe diferente a lo del establecimiento se le tiene en la mira como ‘Objeto de judicialización’".

Irregularidades en el proceso

La Unidad Permanente de Derechos Humanos de la Personería de Medellín le ha hecho un seguimiento al proceso de Gallego y lo han denunciado como un ejemplo de las estrategias de judicialización contra las organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos humanos.

Max Yuri Gil, investigador de la Unidad Permanente de Derechos Humanos declaró que últimamente hay una estrategia fuerte de hostilidad para los defensores que se manifiesta en la judicialización, basada en mecanismos judiciales llenos de singularidades como la construcción de procesos a partir de testigos falsos, la utilización de los informes de inteligencia y detenciones con fines preventivos, como es el caso de Winston Gallego.

Otra de las irregularidades en este proceso fue el traslado de Winston Gallego junto a cerca de cien presos de la cárcel de Bellavista, el viernes 6 de noviembre. “Este es un traslado arbitrario pues él (Winston Gallego) es un sindicado; […] además, el argumento por el cual el Inpec realizó los traslados es que están reubicando a los jefes de los combos que siguen delinquiendo y ese no sería el caso de Winston”, explicó Max Yuri Gil.

La hipótesis de las organizaciones de derechos humanos frente a este traslado se basa en las denuncias públicas que Winston Gallego hizo desde la cárcel Bellavista con el objetivo de evidenciar la grave situación de derechos humanos en este centro penitenciario y los tratos crueles del personal del Inpec a los reos; denuncias que fueron leídas el 30 de octubre en el Concejo de Medellín y que generaron polémica en la opinión pública.

El proceso de Gallego está atrasado pues se está llevando a cabo con base en el código penal anterior, lo que implica que los tiempos procesales son más extensos. Max Yuri Gil explica que esta es otra de las irregularidades, pues se debería estar en el nuevo sistema penal, donde el acusado tiene mayores garantías y el proceso cuenta con mayor celeridad.

Cápsula informativa

Winston Gallego fue detenido el pasado 10 de junio de 2009 cuando se presentó voluntariamente a la Fiscalía delegada ante la Cuarta Brigada de Medellín a rendir indagatoria luego de que se le señalara de pertenecer al organigrama del Partido Comunista Clandestino (PCCC o PC3), órgano intelectual y político de las FARC.