Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Según inteligencia rusa
Ataque de Estados Unidos sobre Irán podría realizarse en abril
César Jerez / Miércoles 4 de abril de 2007
 

Fundador y redactor de la Agencia Prensa Rural. Geólogo de la Academia Estatal Azerbaijana de Petróleos (exURSS). En Bakú obtuvo una maestría en geología industrial de petróleo y gas. Es profesor y traductor de idioma ruso. Realizó estudios de gestión y planificacion del desarrollo urbano y regional en la Escuela Superior de Administración Pública -ESAP de Bogotá. Desde 1998 es miembro de la ACVC. Actualmente coordina el equipo nacional dinamizador de Anzorc. Investiga y escribe para diversos medios de comunicación alternativa.

El 30 de marzo una fuente de las fuerzas de seguridad rusas le comunicó a la agencia noticiosa RIA – Novosti sobre la eventualidad de un ataque de los Estados Unidos sobre la República Islámica de Irán, "prácticamente han completado los preparativos para un bombardeo sobre el territorio de Irán" aseguraba la fuente. Según el funcionario ruso, el ataque se produciría durante la primera quincena de abril y no está descartado que los estadounidenses tomasen la decisión de realizar un ataque terrestre.

La operación militar se denominaría "mordisco", duraría 12 horas, durante las cuales se lanzarían sobre territorio iraní centenares de misiles y bombas. La principal meta del operativo: destruir los objetivos nucleares bajo sospecha de servir al logro de construir la bomba atómica.

Una de las excusas para el ataque podría ser la retención de los 15 marinos militares británicos, capturados por los guardias de la revolución islámica en aguas iraníes, si no se lograse una salida diplomática a esta crisis, consideran los expertos rusos, recordando el inicio de la reciente guerra entre Israel y el Líbano. Esta versión ha sido refutada por la secretaria de prensa de la Casa Blanca en rueda de prensa celebrada recientemente.

Puede que las negras predicciones del espionaje ruso no se den a tan corto plazo, pero lo cierto es que en la región del golfo pérsico se realizan desde el 27 de marzo las maniobras militares más grandes de los Estados Unidos después del inicio de la invasión a Iraq. En ellas participan los portaviones Eisenhower y Stennis, dos grupos de buques de combate, un total de 30 naves de guerra, más de 100 aviones y cerca de 10.000 efectivos militares de la quinta flota de los Estados Unidos.

Además, el 30 de marzo el portavoz del pentágono anunciaba que había sido enviado al golfo pérsico otro portaviones nuclear, el Nimitz, encabezando otro grupo de naves de combate. El nivel de presencia de fuerzas estadounidenses en la región, después de cuatro años, es el mismo que se observaba en vísperas de la ocupación a Iraq en marzo de 2003.

El 24 de marzo, el consejo de seguridad de la ONU tomaba la resolución 1747 para el recrudecimiento de las sanciones económicas sobre Irán, buscando desesperadamente que este país se aleje de sus pretensiones atómicas. Algunos consideran que esta resolución fue dictada por el peligro de un ataque sobre Irán por parte de Estados Unidos e Israel, país que anteriormente ha manifestado su deseo de bombardear Irán "preventivamente".

Lamentablemente todo parece indicar que en el pentágono se frotan las manos esperando el fracaso anunciado de la diplomacia, ponen a punto el asador, entrenan el plan ideal para poner a Irán de rodillas sin pérdidas en sus filas, lo que presupone un brutal bombardeo. La carne la pondrán los iraníes.

En Irán lo saben muy bien y se preparan para el "mordisco" del imperio. Durante febrero se realizaron maniobras terrestres de gran escala en sus 16 provincias con el fin de elevar el nivel de defensa del país.